Si el jueves pasado se conocía que la Sala de lo Contencioso del Tribunal Supremo declaraba que el AJD de las hipotecas debía pagarlo los bancos y no los hipotecados, un día después el Presidente de dicha Sala convocaba al Pleno para la revisión de este criterio. Es decir, se han paralizado todos los señalamientos que estuvieran pendientes de resolver y el nuevo criterio que se adopte en este asunto es el que se extenderá al resto, tal y como recuerda José María Salcedo, socio del despacho Ático Jurídico.

Esto significa a efectos prácticos que Magistrados especialistas en otras ramas del derecho administrativo distintas del tributario (empleo público, concesiones, licitaciones, etc.) revisen lo que han decidido Magistrados especialistas en derecho Tributario, precisamente en esta materia.

Pero, ojo, porque la sentencia dictada sigue teniendo efectos. Y es que el Tribunal Supremo no puede anular una sentencia ya dictada y dejarla sin efectos. La famosa sentencia ha anulado el artículo 68.2 del Reglamento del AJD por extralimitarse respecto al texto de la Ley. “Este artículo era el que, frente la ambigüedad del artículo 29 de la Ley, afirmaba tajantemente que se debía considerar como “adquirente” del bien o derecho en los préstamos hipotecarios, al prestatario, y no a la entidad bancaria”, señala Salcedo.

La sentencia ha establecido que es el banco el que debe pagar el AJD y no el hipotecado, aunque cierto es que dicho criterio puede verse modificado por la decisión del Pleno de la Sala. “Y la nota informativa publicada por el Presidente de la Sala de lo Contencioso anticipa dicha posibilidad”, añade el abogado de Ático Jurídico.

Por tanto, hasta que no se conozca la votación del Pleno de la Sala, las Haciendas autonómicas, ni ningún Tribunal administrativo o judicial va a seguir el criterio fijado por el Tribunal Supremo en su sentencia.

¿Es posible que el Pleno de la Sala cambie el criterio?

“Por supuesto que puede”, asegura José María Salcedo. Los cambios de criterio son habituales en los Tribunales, aunque deben justificarse y motivarse. Aunque el abogado asegura que lo insólito de esta situación es la celeridad y las razones en que podría basarse, “que no parecen muy jurídicas”.

Los contribuyentes deben reclamar el AJD a punto de prescribir

Independientemente de lo que se vote en el Pleno de la Sala de lo Contencioso, Salcedo aconseja a los contribuyentes solicitar ya la rectificación de aquellas autoliquidaciones del AJD que están a punto de prescribir y así “curarse en salud”. Y es que si finalmente el Pleno no cambia el criterio judicial, ya no podrán solicitar la rectificación de las autoliquidaciones si han prescrito.

El plazo para solicitar la rectificación y devolución de ingresos indebidos, se cuenta desde el último día de plazo que existía para autoliquidar, si se pagó también dentro de dicho plazo. Si la autoliquidación se presentó fuera de plazo, se atenderá a la fecha en que se realizó el ingreso indebido.

“El plazo para autoliquidar el impuesto es de 30 días hábiles desde la firma de la escritura. Por ello, en este momento, puede estar prescribiendo el AJD pagado por escrituras de préstamo hipotecario firmadas en agosto y septiembre de 2014”, recuerda Salcedo.

Qué opinan los juristas sobre esta nota informativa

La mayoría de juristas critica la falta de independencia del poder judicial tras esta nota informativa. Por ejemplo, la Asociación Judicial Francisco de Vitoria (AJFV) señala en un comunicado que no sólo es insólito que la nota informativa no esté respaldada por una resolución jurisdiccional, sino que además no contribuyen a la imagen de independencia del Poder Judicial. “La labor diaria que los jueces y tribunales españoles desarrollan respetando escrupulosamente este principio merece el máximo respeto y protección de todos y, especialmente, de los cargos orgánicos.  

Todo sobre los gastos hipoteca: cómo reclamar, quién puede hacerlo y qué plazos

Este es el dinero que puedes recuperar de los gastos de la hipoteca… según tu banco