Gtres

Gtres

La pandemia del coronavirus ha afectado de lleno al sector oficinas, y los modelos relacionados con los espacios de trabajo compartidos llevan meses sumando pérdidas ante los rápidos y nuevos cambios en la sociedad, como el auge del teletrabajo. Una de las últimas en anunciar sus datos del primer trimestre ha sido la compañía WeWork, que entre enero y marzo ha registrados unas pérdidas de 2.062 millones de dólares, unos 1.690 millones de euros al cambio actual, cuadruplicando los de hace justo un año cuando empezaba la crisis del coronavirus en los países de Europa y América.

Lo ingresos de la empresa de ‘coworking’ se redujeron un 45% hasta los 598 millones de dólares, uno 498 millones de euros al cambio actual. La compañía matiza en sus resultados que entre las pérdidas se han añadido gastos por los intereses, el efecto de las divisas, la depreciación de los activos, además de que casi 500 millones de dólares se destinaron a “costes de reestructuración provocados por la compra de acciones no monetarias de SoftBank, principal accionista de la ‘startup’, y el acuerdo con Adam Neumann”, fundador de la compañía y exconsejero delegado que ya ha abandonado la dirección.

Según los números de la compañía, mantiene unas 775 localizaciones en 38 países con más de 963.000 puestos de trabajo y 490.000 suscripciones, un 29% menos que hace un año.

Durante el pasado 2020, WeWork perdió 3.200 millones de dólares, unos 2.700 millones de euros, mantiene sus pretensiones de salir a bolsa a través de una sociedad SPAC, algo común en EEUU, a partir del tercer trimestre de 2021 con una valoración de 9.000 millones de dólares (7.370 millones de euros). Lejos quedan las cifras que se manejaban en 2019, en pleno auge del ‘coworking’ cuando se pensaba salir a bolsa por 47.000 millones de dólares. Los resultados posteriores de la compañía, las dudas sobre el liderazgo de Neumann y la crisis del coronavirus han hecho el resto.