Creative commons

Creative commons

Repsol ya ha escogido a los compradores de las dos últimas grandes parcelas por desarrollar dentro de la M-30. Vivenio y GMP son las compañías que han ganado la puja gracias a la oferta de unos 100 millones de euros. En un principio, los terrenos se destinarán a pisos en alquiler y a oficinas, según informa El Economista.

En concreto, GMP se hará cargo del desarrollo del suelo terciario (18.000 m2) para levantar un proyecto de oficinas. Vivenio será la compañía encargada de explotar el suelo de uso residencial que cuenta con una extensión de 19.000 m2 y que será destinado para viviendas en alquiler. Este producto ha mostrado una gran resiliencia a la crisis del covid-19 y por este motivo la gran mayoría de las pujas pretendían también levantar un proyecto build to rent.

La operación ha contado con CBRE como asesora y fue aprobada este miércoles durante el Consejo de Administración celebrado por la compañía petrolera, que también ha aprovechado para dar el visto bueno a un nuevo plan estratégico.

En este sentido, Repsol ha acordado un recorte del dividendo de alrededor del 40% y ha sellado las pautas de su hoja de ruta hasta 2025. En este nuevo plan, la compañía que dirige Josu Jon Imaz prepara un fuerte incremento de su inversión en tecnologías bajas en carbono.

Cabe destacar que Vivenio y GMP se han impuesto a otras grandes firmas que también optaban a hacerse con estos dos solares. Entre ellas destacan Acciona, que iba de la mano de un fondo, Amenabar, Ibosa , Axa, Colonial, Emerige, Hines o Tishamn. Un gran concurso de nombres debido a lo atractivo de la operación: son las dos últimas grandes parcelas dentro de la M-30.