La socimi encabezada por Joaquín López-Chicheri decidirá el próximo febrero -día 5 en segunda convocatoria- si abosorbe la sociedad inmobiliaria de Fidelges. En este sentido, Vitruvio ya adquirió el pasado mes de septiembre 35% de las acciones por seis millones de euros y todo hace indicar que ahora se producirá esta fusión entre compañías. 

En la junta general extraordinaria también se producirá la aprobación de una nueva ampliación de capital para otorgar espacio al nuevo capital social. Además, también se nombrarán nuevos consejeros que pasarán a fomar parte del máximo órgano de administración de la compañía. De producirse esta fusión, Vitruvio terminará con una valoración en activos de 180 millones de euros, aunque también tendrá que asumir un pasi de cinco millones de euros que arrastra Fildelges.

Con respecto a los tres inmuebles que pasarán a formar parte de la cartera de Vitruvio destaca su ubicación: en algunas de las mejores zonas de Madrid, en concreto en las calles Duque de Rivas 4, Aguirre 1 y Tribulete 23. El primero, un edificio histórico de la capital, fue una fábrica de cortes y almacén de curtidos en sus orígenes, lo que habilita un uso diferente al residencial que Vitruvio seguirá potenciando con nuevas iniciativas.

En el edificio de la calle Aguirre 1 se invertirá para racionalizar los espacios y desarrollar unidades de 100 m² en lugar de los actuales pisos de lujo de más de 200 m² (como ya se hizo en Sagasta 24). Se busca ampliar la oferta ante la elevada demanda de alquiler en el centro de la ciudad, adaptando el tamaño y distribución de los pisos a las necesidades de los inquilinos. Algo que también se hará en Tribulete, donde los tamaños son adecuados, pero la calidad de los pisos, sus materiales y aislamientos son mejorables. Todo lo anterior supondrá un nuevo salto en la rentabilidad por dividendo de la compañía.