Aspecto que tendrá Fôret Blanche una vez finalizado

La torre tendrá una altura de 54 metros / Stefano Boeri Architetti

El medioambiente es una cuestión que nos debería concernir a todos y, especialmente, a todas las compañías y sectores, ya que son las que realmente tienen la capacidad de equilibrar la balanza, aunque eso no nos exime a ninguno de nuestras responsabilidades con nuestro hogar: la Tierra.

Es cierto que en los últimos años la sociedad ha comenzado a ser más consciente del enorme problema al que nos estamos enfrentando. Aún así, la temperatura y la contaminación no paran de aumentar, las especies animales siguen extinguiéndose a una velocidad de vértigo y los polos no dejan de reducir su tamaño.

Dos de los sectores que está intentando remediar dichos problemas (o al menos reducirlos) son la arquitectura y la construcción. Ambas están apostando por unos modelos más sostenibles y eficientes, y por las energías renovables.

Son muchos los profesionales ligados al ladrillo que están haciendo grandes esfuerzos, pero quizás uno destaque sobre el resto: Stefano Boeri. Natural de Milán, este arquitecto y planificador urbano, ha proyectado con su estudio de arquitectura (Stefano Boeri Architettialgunos de los edificios verdes más vanguardistas del mundo. Os presentamos una selección de algunos de sus construcciones y proyectos más icónicos. 

Bosque vertical Milán

Fue el primer edificio con bosque vertical del mundo y el que otorgó a Boeri el Premio Internacional Highrise, cuyo jurado lo calificó como “la edificación en altura más bella e innovadora del planeta”.

Bosque vertical Milán

Fue el primer edificio que se construyó bajo este estándar / Stefano Boeri Architetti

Concretamente, se trata de dos torres residenciales de 112 y 80 metros de altura que reparten su extensión en 113 viviendas y que dan cobijo a 800 árboles, 11.000 plantas y 5.000 arbustos. Toda esta vegetación es igual a 20.000 metros cuadrados de bosque y es capaz de absorber 20.000 kilos de C02 al año. Si todos los edificios fueran así, quizás estaríamos ante el jaque mate a la contaminación.

Bosque vertical de semillas en Marte

Aspecto que tendrá el interior de las burbujas

Bosque vertical de Semillas en Marte / Stefano Boeri Architetti

Boeri no deja de sorprender con sus proyectos. Otro de los más espectaculares es un diseño extraterrestre. Si, habéis leído bien. Si el ser humano no es capaz de poner fin a los graves problemas medioambientales que está provocando, pronto -seguramente más de lo que se piensa- nuestro planeta será un lugar hostil para nosotros.

Una nave soltará las cúpulas para que crezcan en Marte

Serán cruciales para la colonización del planeta rojo / Stefano Boeri Architetti

Ante estas perspectivas, el arquitecto milanés ha diseñado ‘Bosque vertical de semillas ’ para colonizar a nuestro vecino cósmico, Marte. Para ello, habría que construir una estación espacial interplanetaria. Como si de un racimo de uvas se tratase, la nave tendría incorporadas burbujas repletas de semillas. 

Una vez sobre Marte, las burbujas se desprenderán sobre la superficie del planeta y un sistema de regadío se activará para que crezcan. Una vez hayan germinado, las plantas podrán servir de alimento a los futuros colonos y generarán el oxígeno necesario para hacer frente a las duras condiciones de nuestro vecino cósmico.

Forêt Blanche

Boeri siempre coloca un elemento de distinción a sus proyectos. Pensaréis que este bosque vertical de París es igual al resto salvo por el nombre, pero no es así. Este proyecto del milanés cuenta con la individualidad de que su estructura es totalmente de madera. Vamos, casi un árbol casi al 100%.

Recreación del edificio en su contexto

El edificio será igual que 10.000 metros cuadrados de bosque / Stefano Boeri Architetti

Respecto a sus características, la torre tiene una altura de 54 metros y albergará unos 2.000 árboles, plantas y arbustos, lo que equivale a 10.000 metros cuadrados de bosque.

Bosque vertical Trudo

Este proyecto -que se ubicará en la ciudad de Eindhoven, Países Bajos- coincide en la forma, pero difiere en la funcionalidad, ya que se trata del primer proyecto de bosque vertical destinado a vivienda social.

Bosque vertical Trudo

El edificio tendrá una altura de 75 repartidos en 19 pisos y 125 apartamentos / Stefano Boeri Architetti

El edificio tiene una altura de 75 metros repartidos en 19 pisos y 125 apartamentos, cuyo precio -según apuntan desde el estudio- será bastante asequible. “Cada apartamento tendrá una superficie de menos de 50 metros cuadrados y el beneficio exclusivo de un árbol, 20 arbustos y más de cuatro metros cuadrados de terraza”, señala Francesca Cesa Bianchi, directora del proyecto.

Se ubicará en la ciudad de Eindhoven, Países Bajos

La torre poseerá unos 125 árboles, uno por cada vivienda / Stefano Boeri Architetti

En concreto, la torre poseerá unos 125 árboles, uno por cada vivienda, y 5.200 arbustos y plantas de más de 70 especies que serán capaces de absorber más de 50 toneladas de dióxido de carbono por año y que generarán un auténtico pulmón verde en Eindhoven.

Liuzhou Forest City

Quizás se trate del proyecto más interesante y espectacular del arquitecto. Se trata de un enorme complejo residencial que se levantará en el norte de Liuzhou, en la región de Guangxi al sur de China.

Liuzhou Forest City

Se trata de enorme complejo residencial que se levantará en el norte de Liuzhou, en la región de Guangxi al sur de China / Stefano Boeri Architetti

La urbe está pensada para dar cobijo a 30.000 personas, a más de 40.000 árboles y alrededor de un millón de plantas. Además, al contar con tanta vegetación será capaz de servir de hábitat para la fauna de la zona.

Liuzhou Forest City

Será capaz de ‘tragarse’ casi 10.000 toneladas de C02 y 57 de contaminantes al año / Stefano Boeri Architetti

“Se nos ha pedido que diseñemos una ciudad entera donde no sólo tengas un edificio alto, sino que tienes 100 o 200 bloques de diferentes tamaños, todos con árboles y plantas en las fachadas”, dijo en una entrevista Boeri a The Guardian. El proyecto está previsto para empezar a construirse este año y que esté finalizado para 2020, pero puede que  sea una fecha demasiado fantasiosa.

Recreación artística de Liuzhou Forest City

La urbe está pensada para dar cobijo a 30.000 personas / Stefano Boeri Architetti

Una vez finalizada, esta espectacular ciudad-bosque será  una gran aliada contra la contaminación. Liuzhou Forest City será capaz de ‘tragarse’ casi 10.000 toneladas de C02 y 57 de contaminantes al año. Además, generará unas 900 toneladas de oxígeno anuales. Todo un Hulk de la naturaleza.

Por supuesto, cualquier medio de transporte que se utilice en la ciudad será totalmente respetuoso con el medioambiente. La urbe poseerá una carretera para coches eléctricos, y pretende contar con el futurista y cada vez más cercano Hyperloop, de Elon Musk.

Como despedida os dejamos un vídeo de TVE en el que entrevistan a Boeri: