Gtres

Gtres

La ciudad activó el pasado sábado el Mose (acrónimo de Módulo Sperimentale Elettromeccanico) para defenderse de la temida ‘acqua alta’. Las 78 compuertas que componen esta infraestructura instalada bajo el mar se elevaron para contener los vientos de hasta 40 km por hora y un pico de pleamar de 125 cm.

El Ayuntamiento de Venecia confirmó que el Mose entró en funcionamiento a las 08.35 horas y se completó a las 09.52 horas del sábado 3 de octubre (como también se puede ver en el video subido por el canal de YouTube de Il Dolomiti). El sistema de contención funcionó por primera vez en este exitosos simulacro.

La Plaza de San Marcos y otras áreas representativas de la ciudad permanecieron secas y sin incidentes. El domingo, el consistorio de la ciudad informó que no fue necesario accionar el Mose.

De hecho, en la Plaza de San Marcos, sólo apareció un pequeño charco de agua, a pesar de esta localizada muy cerca del mar. De no haber sido accionado este sistema de compuertas se podrían haber producido inundaciones que en muchas ocasiones llegan a alcanzar las rodillas de los ciudadanos y de los turistas.

Lo cierto es que el Mose ha sido una construcción que ha supuesto un gran desembolso: 7.000 millones de euros y debía de estar operativa en 2016, según El País. Los retrasos se han ido acumulando en una infraestructura que comenzó a construirse en 2003.