Fuente: Unsplash

Fuente: Unsplash

Vender un piso en Barcelona se hace casa vez un poco más difícil. Según un estudio elaborado por la ‘proptech’ Housfy, el tiempo medio de venta de una propiedad en Barcelona durante el primer semestre de 2019 fueron 66 días. Esta cifra es un 10% más que en el segundo semestre de 2018, en el que se registró un tiempo medio de 60 días.

El distrito con el menor tiempo de venta es el de Sants-Montjuïc, donde una vivienda se vende en 48 días. El distrito incrementó en marzo su precio medio de la vivienda un 1,9% siendo así el distrito donde más creció el precio en el primer trimestre de 2019. Eso explicaría un posible incremento de demanda del distrito y, por lo tanto, la reducción del tiempo de venta.

Albert Bosch, CEO y fundador de Housfy, concluye que, “tras disminuir la demanda en distritos como Sant Martí o Eixample, muy cotizados entre 2017 y 2018, Sants-Montjuïc se ha convertido en uno de los focos de particulares e inversores, debido a su proximidad con el centro y a sus atractivos precios”.

En contraposición, en el distrito de Sarrià-Sant Gervasi se registra el mayor tiempo de venta: 87 días. En este caso, Bosch concluye que, al ser productos destinados generalmente a un comprador de nivel adquisitivo alto, el segmento interesado no es tan amplio, necesitando así más tiempo para encontrar compradores.

El distrito que más ha aumentado el tiempo de venta es el de Gracia, concretamente un 16%, pasando de 69 días en el segundo semestre de 2018 a 80 en el primero de 2019. Según Bosch, la falta de un producto atractivo ha reducido la demanda a la vez que ha aumentado el tiempo de venta. Algo parecido ha sucedido en Sant Martí, donde hemos pasado de los 68 a los 76 días.