Se avecina una de las operaciones corporativas más importantes del último ciclo inmobiliario. El fondo de inversión estadounidense Värde fusionará a sus dos promotoras inmobiliarias Vía Célere y Aelca para crear un gigante inmobiliario. Ambas compañías han firmado este fin de semana un acuerdo que dará como resultado un grupo con una cartera de suelo conjunta de cerca de tres millones de m2 y tienen capacidad para levantar más de 26.000 viviendas.

Así, de la fusión de ambas compañías resultará un grupo con una de las mayores carteras de suelo de España, solo por detrás de Metrovacesa. Además, según fuentes cercanas a la operación, este movimiento podría ser el detonante para animar la consolidación en este negocio, actualmente muy atomizado.

La sociedad resultante plantará cara a sus principales rivales Aedas y Neinor, con una cartera de terrenos disponibles para promover 14.500 y 13.500 unidades, respectivamente, además de a Quabit, presidida por Félix Abánades, y que cuenta con una cartera de suelo para lanzar 8.800 unidades.

Aelca y Vía Célere vieron como sus planes se aceleraban gracias a la entrada de Värde en sus capitales. El fondo estadounidense controla en España, además, el 40% de la socimi patrimonial de La Finca, dueña del parque empresarial del mismo nombre.

El fondo americano desembarcó primero en Aelca, con la compra en junio de 2016 del 75% del capital de la promotora al grupo constructor Avintia por unos 50 millones de euros. El resto quedó en manos de los socios fundadores, Javier Gómez y José Juan Martín, que se mantienen como los primeros ejecutivos del grupo.

Meses después, en febrero de 2017, el fondo americano compró Vía Célere por 90 millones de euros y la fusionó con Dos Puntos, antigua filial de San José. Al igual que ya hizo con Aelca, Värde confió el futuro de Vía Célere a su fundador y hasta ese momento propietario Juan Antonio Gómez-Pintado, que sigue siendo presidente de la promotora.