Representación de cómo quedarían los terrenos por urbanizar de Valdebebas

Representación de cómo quedarían los terrenos por urbanizar de Valdebebas

La Asamblea General de la Junta de Compensación de Valdebebas, barrio situado al noroeste de Madrid, ha aprobado una reparcelación económica que desbloqueará la concesión de licencias de unas 15.000 fincas y tiene efecto sobre 10,6 millones de m2, la mayor hasta la fecha. El proceso tendrá que ser reanudado tras la aprobación antes de septiembre del año que viene por el Ayuntamiento de Madrid. Cabe recordar que este paralizó las concesiones el pasado junio debido a una sentencia del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), que anulaba el proyecto de reparcelación económica de Valdebebas.

La reparcelación económica es la conversión jurídica de los terrenos para que se vuelvan urbanizables, consecuencia de la ejecución del planeamiento. Es el documento con el que se distribuye los beneficios y cargas de la actuación urbanística. Con esta reparcelación se desbloqueará la concesión de licencias de 48 promociones (un total de 3.800 casas) pendientes de desarrollo, lo que supone un tercio de las unidades planificadas en Valdebebas (11.400, en total).

Actualmente, son 4.800 casas las que tienen licencia de primera ocupación, 2.000 están en ejecución y 806 en desarrollo. 

El Ayuntamiento de Madrid ha querido recalcar que antes de activar las concesiones “primero se tiene que aprobar el proyecto”. El proceso, se calcula, podría durar hasta octubre de 2018 y, según el director gerente de la junta, Marcos Sánchez, costará alrededor de 5 millones de euros y afectará a 10,2 millones de m2.

Sánchez asegura que “no representará coste para los vecinos y propietarios de las viviendas” y que estará asumido por los propietarios originales de los suelos y los promotores que fueron adquieriéndolos y edificando viviendas, cuando las parcelas fueron compradas libres de cargas.

“Esta reparcelación es un proceso sin precedentes en España”, declaró el director gerente, haciendo referencia a su dimensión, quien explicó que “lograremos reorganizar la situación jurídica del ámbito y reconstruiremos una ordenación con plena seguridad jurídica”.

La Junta ha comunicado que en un día han tenido que hacer llegar 15.000 burofaxes para informar a los propietarios del acuerdo y “seguir informándoles de que recurrirán la anulación del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM)”, pero que al estar congelada la concesión de licencias, “han optado por la reparcelación”.

La Junta, por su parte, tendrá que redactar un nuevo proyecto de urbanización para la zona comercial, fruto de la sentencia del TSJM, y ha asegurado que la decisión final de la reestructuración de esos terrenos pertenece al Ayuntamiento de Madrid.