El mercado se prepara para recibir a una nueva sociedad de inversión imobiliaria. Galil Spain ha recibido el visto bueno por parte del Mercado Alternativo Bursátil (MAB) para empezar a cotizar próximamente en esta plataforma.

Se trata de la 54ª socimi que cotizará en alguno de los mercados domésticos. Además de los gigantes del Ibex Merlin Properties y Colonial, y de las tres que hay actualmente en el mercado continuo (Lar, Hispania y Axiare, firma que ha aceptado una oferta de compra por parte de Colonial), hay que sumar las 48 que ya existen en el MAB.

Según la documentación que ha presentado la compañía, sus acciones se estrenarán en bolsa a un precio de 10 euros, lo que confiere a la sociedad un valor de mercado de 20,5 millones de euros. Dicha cifra está por debajo del valor de su cartera: unos 21,3 millones de euros, según los cálculos del banco francés BNP Paribas.

Su cartera está compuesta por edificios residenciales completos, varios locales comerciales que se encuentran en las plantas bajas de dichos inmuebles y algunas viviendas independientes. Sus grandes mercados son Barcelona y Madrid, las dos ciudades que están liderando la recuperación del sector inmobiliario en España y donde existe una gran demanda de vivienda que no siempre se está viendo respondida por la oferta residencial existente.

En la Ciudad Condal sus activos suman 5.836 m2, repartidos entre cuatro inmuebles. En concreto, Galil Spain posee el edificio situado en la calle Unió 28 de Barcelona, en el barrio El Raval (distrito de Ciutat Vella) y próximo a Las Ramblas. En este inmueble hay 12 viviendas, 4 locales y zonas comunes. Su ocupación es del 87% y está valorado en 2,82 millones de euros.

En la ciudad también tiene el edificio ubicado en la calle Bretón de Los Hereros 14-16, en el barrio de Gràcia, que valorado en algo más de 3 millones de euros. Consta de 11 viviendas, cuatro locales y zona común, y está arrendado al 93%.

El tercer activo está en la calle Aulestia i Pijoan 4,6, también en el barrio de Gràcia. Valorado en 2,96 millones de euros, cuenta con 11 viviendas, una zona común y cuatro locales, y es el único que está arrendado al 100%.

Por último, posee el edificio de la calle Córcega 689, en el barrio El Camp l’Arpa del Clot y valorado en 2,31 millones de euros. Consta de 14 viviendas con zona común y local comercial, aunque está libre una tercera parte del espacio.

Ya en la capital, Galil Spain posee un edificio completo y varias viviendas independientes que suman 4.234 m2. A pesar de que suman menos m2 que los activos en suelo catalán, tienen un valor de mercado superior, ya que incluyen un mayor número de viviendas.

Por ejemplo, es dueña del inmueble de la calle Béjar 23, en el barrio de Guindalera (distrito de Salamanca), e incluye 21 viviendas, zona común y cinco locales comerciales, y está valorado en 4,5 millones de euros. 

Pero, sin duda, los inmuebles que posee en el edificio de la calle Granada 12 de Madrid son los más valiosos de su portfolio: las 44 viviendas, los dos locales y la zona común tienen un valor de mercado de 5,7 millones de euros. Sin embargo, su ocupación es muy baja: apenas está alquilado el 28%. El inmueble, ubicado en el barrio de Pacífico, esté incluido en el Catálogo General de Edificios Protegidos de Madrid. 

Bajo el mando de un gurú tecnológico

El principal accionista de esta sociedad es uno de los mayores expertos tecnológicos de Israel. Se trata de Gil Avraham Shwed, fundador de Check Point, considerado el mayor proveedor mundial especializado en ciberseguridad, que controla el 55,34% del capital de la compañía. Otro 40,68% lo controlan 26 accionistas minoritarios y el resto está repartido entre autocartera, Jerry Zwi Mandel (un hombre forjado en el mundo de la banca de inversión y que es fundador y CEO de varios fondos de real estate) y Amit Binderman (CEO de la firma estadounidense Kometa Bio, especialista en diseñar novedades tecnológicas en odontología).

Según la propia web de Galil Capital, EEUU y España son los mercados de referencia para sus inversiones en real estate, para los que posee una sociedad de inversión independiente.