London Design Festival

London Design Festival

Uno de los temas que se ha puesto sobre la mesa con mayor fuerza en los últimos tiempos es el del teletrabajo. En España ha sido una práctica poco común antes de la pandemia, si se compara con otros países de nuestro entorno. Antes de la llegada del covid-19, según el el Banco de España, alrededor del 8,4% de trabajadores tenían la oportunidad de trabajar en esta modalidad, de forma ocasional o permanente. Unas cifras muy lejanas del casi 40% de Países Bajos, del 33% de Suecia o del 13% de la media europea.

Sin embargo, la incertidumbre y los miedos creados por la expansión del coronavirus ha hecho que esta situación haya mostrado visos de cambio. Tanto es así que alrededor de tres millones de personas en España están trabajando actualmente en remoto.

Es cierto que, a pesar de las ventajas que posee, también existen inconvenientes a la hora de desempeñar la actividad desde casa. Por ejemplo, la forma en que distribuir los espacios, cómo organizarse si habitan más personas en el hogar, sobre todo niños; o hacer efectiva la tan necesaria desconexión del trabajo.

Las propuestas para dar solución a estos problemas pueden ser muy variadas. Y desde el ámbito del diseño y la arquitectura se han lanzado varias de ellas. Y una de ellas viene de la mano del estudio londinense Boano Prišmontas, con el nombre de My room in the garden (Mi habitación en el jardín). Obviamente para aquellas personas que, como nos podemos imaginar por el nombre, disponen de jardín o de algún otro espacio utilizable como patios, comunidades cerradas, azoteas, espacios de servicios compartidos y parques pequeño. Algo que es bastante común en muchas de las zonas de Londres, principal mercado al que se dirige, sin que ello signifique que no pueda usarse en cualquier otra ciudad.

La propuesta consiste en instalar una oficina prefabricada que tenga un precio asequible y sea de fácil adaptación. Tanto es así que su instalación se puede realizar en un solo día. En definitiva, se trata de una respuesta a la forma de trabajar del futuro, ofreciendo un acogedor espacio privado adaptable a diferentes necesidades.

“Las casas de Londres son perfectas para albergar oficinas en casa en jardines traseros, patios, comunidades cerradas, azoteas, espacios de servicios compartidos y parques pequeños. A partir de 5.000 libras para el módulo básico (unos 5.400 euros), My Room in the Garden es una solución tanto para propietarios privados como para empresas que podrían reducir el costo de alquiler de las grandes oficinas en el centro de Londres comprando en su lugar módulos de oficina en casa para sus empleados”, afirma el estudio en su página web.

El proyecto busca encontrar un equilibrio entre el diseño barato y acogedor. La estructura está formada por módulos de contrachapado de abedul fabricados digitalmente, que se pueden personalizar de acuerdo con cada espacio y necesidad del usuario. A partir de un mínimo de 1,8×2,4 metros, los módulos de oficina en el hogar pueden crecer infinitamente, simplemente agregando más módulos. Todos los módulos tienen una altura fija de 2,5 metros que es la altura máxima.

El acabado estándar incluye un revestimiento de policarbonato transparente corrugado que protege el espacio interior de los elementos y permite que la luz natural inunde el espacio interno. Los módulos de pared pueden albergar diferentes acabados como piqueta, espejo, madera lisa o decorada, etc. El usuario puede componer los interiores a su gusto y necesidad. La versión de mayor gama incluye paneles de pared, techo, piso aislados y puertas y ventanas de vidrio.

Por último, pero no por ello menos importante, la sostenibilidad también hace acto de presencia en este interesante proyecto. Cada componente del módulo es geométricamente eficiente y minimiza cualquier desperdicio de material. El dimensionamiento de cada componente se basa en las dimensiones humanas y las dimensiones estándar del material.

Es un proyecto de un estudio británico

Interior / London Design Festival

Se monta en apenas un día

Exterior / London Design Festival

Para el jardín o el patio

Un espacio independiente / London Design Festival

Su precio, a partir de 5.000 libras

Es una oficina modular / London Design Festival

Se pueden añadir más módulos

Tienen unos 4 m2 / London Design Festival

Tienen diferentes acabados

También es sostenible / London Design Festival

El más caro incluye hasta ventanas de vidrio

Hay diferentes modelos / London Design Festival

Es una alternativa útil y eficiente

Exterior / London Design Festival