Zsuzsa Darab Photography

Zsuzsa Darab Photography

Inspirada en unas pautas de vida que apuestan por la sencillez y el movimiento de las ‘tiny house’, el estudio de arquitectura y diseño creativo Hello Wood, con sede en Budapest, ha diseñado una serie de casas prefabricadas que aportan nuevas posibilidades a los interesados en apostar por estos principios.

Uno de los últimos modelos que ha salido a la luz es Kabinka, que gracias a su exuberante adaptabilidad es capaz de encajar en una amplia gama de proyectos. De esta forma, se convierte en una atractiva alternativa para quienes quieran desde agregar un espacio de estudio en un jardín trasero hasta crear un acogedor retiro de fin de semana en un bosque.

“Una cabina versátil adaptada a sus necesidades. Casa de campo, estudio privado, habitación o alojamiento compacto: su Kabinka puede ser lo que usted desee”, señala la compañía en su página web para referirse a este producto.

Diseñada y fabricada en Hungría, la cabina se inspira en el patrimonio arquitectónico rural local y se caracteriza por ser un genial ejemplo de vivienda compacta y modular. Con ella, se ofrece una solución asequible para adoptar una vida tranquila, relajada y sostenible. Los cuatro modelos en los que se ha lanzado al mercado facilitan jugar con múltiples posibilidades. La cabina viene en cuatro tamaños, que van desde 12 a 20 m2, que se construyen a partir de cinco a ocho módulos. Los módulos adicionales, como una terraza o un techo, también están disponibles como complementos.

Se ingresa a la cabaña a través de una puerta de vidrio, que conduce directamente a la sala principal en la planta baja. Este espacio se puede utilizar como sala de estar, comedor u oficina según sea necesario. A la derecha hay un pequeño espacio cerrado, que se puede configurar como baño o como habitación adicional. Un entrepiso, al que se accede a través de una escalera, forma un dormitorio tipo loft o un área de descanso.

Teniendo en cuenta la sostenibilidad, la cabina se ha construido aplicando un bajo consumo energético y un enfoque medioambiental, dando como resultado una estructura más ecológica que una construida con materiales no renovables y tecnologías convencionales.

Otro de los puntos fuertes de Kabinka es la forma en la que se hace llegar al cliente. El producto se envía en un empaquetado plano, que facilita el proceso de envío, con todos los documentos técnicos y todas las instrucciones incluidas. Con este sistema, el propietario puede ensamblarlo en solo entre uno y tres días usando herramientas básicas.

El diseño intencionalmente simple proporciona una manera fácil de completar la etapa de construcción con un enfoque de bricolaje, gracias al uso de paneles de pared industriales en los entornos. Después de instalar los tornillos de tierra, se coloca el marco de madera. Una vez que el marco está en pie, se colocan los paneles sándwich. Una vez que la carcasa de la cabina está lista, el interior está terminado. A pesar de estas facilidades, desde el equipo de Hello Wood señalan que el objetivo es hacerlo todavía más sencillo.

La madera, protagonista

Interior / Hello Wood

Se tarda entre uno y tres días en montarla

En fábrica / Hello Wood

Mucha luz natural

Interior / Zsuzsa Darab Photography

Hay varios modelos, con entre 12 y 20 m2

Exterior / Zsuzsa Darab Photography

Para aprovechar mejor el espacio

Altillo / Zsuzsa Darab Photography

Es una casa sostenible

Exterior / Zsuzsa Darab Photography

Con salida directa al exterior

Diseño / Zsuzsa Darab Photography

Con puerta corredera

Baño / Zsuzsa Darab Photography

Es un proyecto del estudio húngaro Hello Wood

Fase de construcción / Zsuzsa Darab Photography