!function(){«use strict»;window.addEventListener(«message»,(function(e){if(void 0!==e.data[«datawrapper-height»]){var t=document.querySelectorAll(«iframe»);for(var a in e.data[«datawrapper-height»])for(var r=0;r<t.length;r++){if(t[r].contentWindow===e.source)t[r].style.height=e.data["datawrapper-height"][a]+"px"}}}))}();

Las hipotecas sobre viviendas a tipo fijo en vigor representaron a cierre del primer semestre el 20,9% del total, con un incremento de casi cinco puntos porcentuales en un año, frente al 79,1% a tipo variable, según el último informe publicado por la Asociación Hipotecaria Española (AHE), con datos de una docena de entidades de crédito españolas.

La proporción de préstamos a tipo fijo ha ido creciendo a medida que se han incorporado operaciones más recientes a la cartera hipotecaria de la banca, hasta tal punto de representar ya uno de cada cinco hipotecas ‘vivas’ en España. 

Como recuerda la AHE, el fuerte crecimiento en las contrataciones a tipo fijo se inició hace más de un lustro y ha permitido que los consumidores con un perfil más conservador no tengan que asumir en el futuro la volatilidad derivada del riesgo de tipo de interés asociado a los variables, mientras se benefician de unos precios de oferta «en general muy competitivos».

En las últimas semanas, de hecho, varias entidades han anunciado una mejora de las condiciones de su oferta hipotecaria fija, basada principalmente en una rebaja de los tipos de interés, entre los que se encuentran Sabadell, Openbank, ING y MyInvestor. En lo que se refiere a las nuevas operaciones, el tipo fijo representa cerca de dos terceras partes y 2021 ya es el mejor año de la historia en términos de contratación. 

Solo en los ocho primeros meses del año se han firmado algo más de 163.700 hipotecas fijas para la compra de vivienda, superando ya el récord de 2020. Según los datos del INE, en el año de la pandemia se formalizaron unos 160.300 préstamos a tipo fijo. 

Con estas cifras sobre la mesa, Leyre López, del equipo de research de la AHE, sostiene que «todo apunta a que se mantendrá esta tendencia de consolidación hacia los fijos, a medida que las operaciones más antiguas venzan y haya una mayor presencia en la cartera de las nuevas, las cuales ostentan cuotas de mercado en la modalidad de fijos mayores, gracias a las favorables condiciones de mercado».

Según explica Juan Villén, responsable de idealista/hipotecas, «la escalada de las hipotecas fijas resulta lógica atendiendo a que su precio se ha reducido enormemente en los últimos meses, reduciendo la diferencia con las hipotecas variables. Y si unimos a esto la ventaja de asegurarse un tipo constante durante toda la vida de la hipoteca, en muchos casos cercano al 1% anual, es comprensible que cada vez más consumidores opten por las hipotecas fijas».

Elena Arbiol, abogada especialista en derecho bancario del despacho Sanahuja Miranda, por su parte, opina que el tirón de las hipotecas fijas está relacionado con varios motivos. «El primero de ellos es que venimos de una crisis que dejó a muchas personas sin techo y los consumidores han tomado conciencia de ello, por lo que prefieren un interés fijo que asegura que durante toda la vida del préstamo vas a pagar lo mismo. El segundo motivo es que venimos de una pandemia que ha impulsado el ahorro y que muchas personas puedan acceder a una vivienda; y el tercero, que los tipos de interés están bajos en todas las hipotecas, lo que permite que muchas fijas sean actualmente un chollo», concluye la letrada.