David Boyer/Figurr architects collective

David Boyer/Figurr architects collective

La construcción prefabricada sigue evolucionando hacia diseños cada vez más personalizados, donde se cuida al detalle el proceso de construcción y las calidades de la vivienda una vez se viva en ella. Este proyecto en Quebec (Canadá) se montó con cinco módulos industrializados prepararos al milímetro por el estudio de arquitectos Figurr, que pretende alcanzar el certificado LEED Gold.

La propiedad se encuentra en un entorno rural, en el lago Manitou. Cada uno de los cinco módulos mide aproximadamente 15 metros de largo, y fue diseñado junto a cada uno de los miembros de la familia. Con la construcción industrializada, la huella ambiental es mínima.

Todo el aislamiento, las ventanas y el suelo se ensamblaron antes del envío, que fueron transportados por caminos rurales hasta ensamblarse en el lugar. Los grandes ventanales capturan el entorno natural mientras inundan el interior con abundante luz natural.

La planta baja cuenta con un espacio abierto con una gran cocina y comedor donde todos pueden disfrutar juntos; una acogedora sala de estar y un porche con mosquitero de tres estaciones rodeado por el lago y el bosque. Además, cuenta con un taller de pintura y carpintería.

Salón / David Boyer/Figurr architects collective

Salón / David Boyer/Figurr architects collective

Terraza / David Boyer/Figurr architects collective

Terraza / David Boyer/Figurr architects collective

Comedor / David Boyer/Figurr architects collective

Comedor / David Boyer/Figurr architects collective

Vista exterior / David Boyer/Figurr architects collective

Vista exterior / David Boyer/Figurr architects collective

Los módulos de la vivienda / David Boyer/Figurr architects collective

Los módulos de la vivienda / David Boyer/Figurr architects collective

Cocina / David Boyer/Figurr architects collective

Cocina / David Boyer/Figurr architects collective