Fotos de Cristobal Palma, extraídas de Stefano Rolla

Fotos de Cristobal Palma, extraídas de Stefano Rolla

Si hay una dinámica que se repite de forma constante a lo largo de la historia de la humanidad, esta es, sin duda, el cruce de influencias de diversas culturas. Al fin y al cabo, todas las culturas del mundo, antiguas y actuales, se han configurado y evolucionado gracias a ello. Como no puede ser de otra manera, esto es especialmente visible en las artes, y entre ellas, cómo no, en la arquitectura. De hecho, caminando por casi cualquier ciudad del mundo es posible encontrar ejemplos de edificios que parecen traídos de otra realidad.

Un bonito ejemplo lo encontramos en esta residencia construida en Chile, en concreto en Punta Pite, un brazo en la costa central de Chile que se extendía hacia el Océano Pacífico. Engawa House es su nombre, que nos evoca un país muy diferente: Japón. Pero la influencia no queda en el nombre, sino que se extiende a lo largo y ancho de toda la construcción, en sus formas y en su diseño.

Engawa es la palabra nipona para referirse a un pasillo exterior en el costado de una casa tradicional japonesa. Y sobre un elemento de estas características, los arquitectos, Santiago Valdivieso y Stefano Rolla, han desarrollado su propuesta que se asoma a un acantilado rocoso y tormentoso entre dos pequeñas bahías. Su característica ubicación, en lugar de generar una relación estática con el territorio, crea un espacio dinámico y cambiante. En gran parte, ello se debe a su configuración basada en la existencia del engawa, que actúa como una especie de interconector entre el exterior y el interior.

La casa está compuesta por un volumen de vidrio y acero negro que se extiende desde un acantilado para descansar sobre soportes rojos audaces e inclinados.

Las puertas corredizas de listones de madera raulí, una de las especies arbóreas de los bosques Andino-patagónicos envuelven la casa por tres lados, dando a los residentes la opción de privacidad y luz natural, o de abrir la residencia por completo a las vistas exteriores.

La pasarela se abre paso entre la estructura acristalada y la madera enrejada. La carpintería de listones a juego cubre el camino y da la apariencia de que la casa es un solo recinto de madera.

Rolla y Valdivieso colocaron una sala, una cocina y un comedor de planta abierta en el lado norte de la casa de cara al mar. Entre la cocina y el comedor y la sala de estar cuelga una estufa de leña negra, mientras que otros muebles están dispuestos de manera similar en el centro del piso para mantener libres las paredes vidriadas.

Los pisos de madera de pino pintados de blanco contrastan con la calidez de la plataforma de madera exterior y se extienden a lo largo de este volumen principal, que incluye tres dormitorios y baños, así como un almacenamiento dispuesto hacia el sur.

Una escalera de acero negro integrada en el engawa conduce desde una terraza en el lado norte hasta la terraza de la azotea de la casa. Otra escalera de piedra en el exterior de la propiedad conduce por debajo del volumen, donde hay una terraza y una piscina.

Inspirada en la arquitectura japonesa

Un diseño original / Fotos de Cristobal Palma, extraídas de Stefano Rolla

Con mucha luz natural

Un espacio dinámico y cambiante / Fotos de Cristobal Palma, extraídas de Stefano Rolla

La madera, protagonista en el diseño

Exterior / Fotos de Cristobal Palma, extraídas de Stefano Rolla

Unas escaleras para acceder desde la carretera

Con árboles alrededor / Fotos de Cristobal Palma, extraídas de Stefano Rolla

Destaca el acero negro, además del vidrio y la madera

Detalles del diseño / Fotos de Cristobal Palma, extraídas de Stefano Rolla

Para tener mejores vistas

Levantada sobre el terreno / Fotos de Cristobal Palma, extraídas de Stefano Rolla