Gtres

Gtres

El Tribunal Económico Administrativo (TEAC) ha anulado una multa del 150% sobre la cuota resultante del IRPF impuesta por Hacienda a un contribuyente por no justificar incremento del patrimonio en el extranjero. El motivo de la anulación es la falta de motivación por parte de la Agencia Tributaria. Sin embargo, pese a esta anulación de la sanción, el TEAC justifica la existencia del modelo 720 y la obligación de informar de los bienes y derechos en el exterior. Además, avala que Hacienda pueda imputar en el IRPF del contribuyente un incremento de patrimonio no justificado, que tributará a escala.

Según José María Salcedo, socio del despacho Ático Jurídico, la resolución del TEAC declara que la razón de ser del modelo 720 viene plenamente avalada por el hecho de que no existen suficientes mecanismos de intercambio de información que permitan el conocimiento de todos los bienes y fuentes de rentas de que puedan disponer los residentes en España. Y, además, añade el Tribunal Central que la existencia de este modelo no vulnera la libre circulación de capitales prevista en el artículo 63 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE).

Sin embargo, Salcedo denuncia que el problema no es realmente la existencia de una obligación de información, sino las terribles consecuencias que acarrea el cumplimiento fuera de plazo de dicha obligación, es decir, presentar fuera de plazo el modelo 720.  

Las sanciones que acarrea la presentación fuera de plazo del modelo 720 son las siguientes:

  1. El régimen sancionador del modelo 720 contempla una sanción básica de 100 euros por dato (con un mínimo de 1.500 euros) por la presentación fuera de plazo del modelo de forma voluntaria. Si la AEAT ha notificado un requerimiento al contribuyente, la sanción pasa a ser de 5.000 euros por dato, con un mínimo de 10.000 euros.
  2. Hacienda puede imputar al contribuyente un incremento de patrimonio no justificado en el IRPF más antiguo de los no prescritos, por el valor de los bienes y derechos no declarados.
  3. Hacienda puede imponer al contribuyente una sanción tributaria del 150%. La base de dicha sanción será la cuota a ingresar que resulte tras la imputación del incremento de patrimonio no justificado comentado en el párrafo anterior.

El problema es que la sentencia del TEAC avala la imputación de un incremento de patrimonio en el IRPF no justificado en el ejercicio más antiguo de los no prescritos por el valor de dichos bienes. Esto se contrapone a la Comisión Europea, que lo considera como el principal reparo a la normativa española.   

“Hay que tener en cuenta que, si un contribuyente no puede demostrar que los bienes y derechos que tiene en el extranjero se adquirieron con rentas declaradas, o cuando tenía la consideración de “no residente”, Hacienda podrá imputarle un incremento de patrimonio no justificado en el ejercicio más antiguo de los no prescritos, por el valor de dichos bienes. Y ello, a pesar de que estos se adquirieran hace diez, quince o veinte años”, señala Salcedo.

En el caso enjuiciado, el contribuyente es un taxista granadino que declaró fuera de plazo que tenía 340.000 euros en Suiza. La Agencia Tributaria le aplicó la normativa del modelo 720 y le exigió 188.000 euros de cuota de IRPF, por rentas no declaradas. Además, le aplicó la multa del 150% y le reclamó otros 254.000 euros. Es decir, en total le pedía 442.000 euros, según el abogado Alejandro del Campo, del despacho DMS Consulting.

“El problema es que el régimen sancionador del modelo 720 no distingue, e impone idénticas sanciones desproporcionadas a cualquier contribuyente, sea éste un gran defraudador, o un jubilado que tiene sus ahorros en el extranjero (justamente el caso planteado)”, añade José María Salcedo.

El TEAC asegura que, en el caso concreto de este contribuyente, un jubilado sin necesidad de asesoramiento fiscal, Hacienda no ha demostrado su intención de defraudar. De ahí que no avale la sanción del 150%. Y añade que no puede ser calificada del mismo modo la conducta del que oculta la tenencia de bienes en el extranjero con la del que no tuvo esa intención y cumplió con su obligación, aunque fuera de plazo.

Salcedo hace hincapié en la actitud de la Agencia Tributaria. “Hacienda sigue haciendo caso omiso a las señales que le llegan desde la Comisión Europea. La última, el Dictamen motivado que se conoció en diciembre de 2018, y que supone un demoledor alegato en contra del régimen sancionador del modelo 720”.

Según el abogado de Ático Jurídico, «el problema es que, con esta resolución, la AEAT podrá seguir imputando a los contribuyentes incrementos de patrimonio no justificados en el IRPF más antiguo de los no prescritos. Además, se abre la puerta a que, con una motivación más trabajada, también pasen el corte de los tribunales administrativos las sanciones del 150%, impuestas sobre la cuota resultante de dicho incremento».

Por ello, en su opinión, el régimen sancionador del modelo 720, ha salido demasiado bien parado del examen del TEAC, y tocará seguir combatiéndolo.