Pixabay

Pixabay

Pequeños pueblos que ofrecen una casa gratis para luchar contra la despoblación, propietarios particulares que utilizan sus inmuebles a modo de trueque… En las últimas semanas han surgido varias alternativas que permiten vivir gratis en una casa en diferentes partes del mundo.

El Ayuntamiento de Olvés, un pequeño municipio de la comarca de Calatayud (Aragón), ha hecho un llamamiento para encontrar interesados en gestionar el único bar del pueblo, y principal punto de encuentro de sus escasos 70 vecinos, a cambio de una casa gratis, con alquiler del local incluido. Esta propuesta ha recibido muchas solicitudes de interesados, al igual que la que ha lanzado a través de Facebook Luis Mazza, un italiano de 34 años que tiene en propiedad una pequeña finca en la isla de Lipari, en el archipiélago de las Islas Eolias (al norte de Sicilia, en la provincia de Mesina), conocida como ‘Al numero zero’.

Mazza publicó en la red social que estaba buscando personas interesadas en ayudarle con unos pequeños trabajos agrícolas y al cuidado de sus animales entre los meses de noviembre y febrero, en pleno invierno, a cambio de habitación con vistas al mar y comida gratuita. En pocos días, ha recibido cientos de comentarios de interesados en trabajar en plena naturaleza, a cambio de casa y manutención, en un momento en el que sobrevuela un posible nuevo confinamiento por los rebrotes del coronavirus.

El propietario italiano detalla en la oferta que está dirigda a cualquier persona, sin distinguir sexo ni raza, e incluso a parejas interesadas en cuidar de su propiedad durante su ausencia, a las que ofrece: «habitación con vista al mar y a las islas, comida, vino, agua potable, internet rápido, estufa de leña, libros y medios de transporte (carros, bicicletas y burros)  en el período noviembre-febrero, para ayudarme con labores agrícolas (unas horas al día), con los animales (burros, gallinas, gatos…) y pequeños trabajos de mantenimiento. Durante este período saldré de la isla, por lo que el ayudante cogerá el timón en mi ausencia. El anuncio está dirigido a todo el mundo sin diferencias de edad, sexo, religión y hábitos alimentarios. El anuncio es muy adecuado para aquellos a los que les gusta el trabajo inteligente y quieren vivir en la naturaleza. Si estás interesado, por favor, contáctame», explica la propuesta.

Facebook

Facebook