Exterior de la habitación

Está sumergido a 10 metros de profundidad / Airbnb

¿Te gusta el mar y te relaja el sonido del agua moviéndose? Si tu respuesta es afirmativa, te encantará pasar una noche en este hotel submarino de París, lo único malo es que estarás rodeado de uno de los depredadores más feroces del planeta: tiburones. Esta semana más que un hotel con encanto os traemos un hotel de ‘espanto’.

Mesa

¿Te gustaría pasar una cena romántica rodeada/o de tiburones? / Airbnb

Pero no te preocupes, el interior de este habitáculo panorámico está protegido por una pared de cristal, aunque, parece bastante frágil, ¿no?

Cama

El dormitorio tiene capacidad para dos personas / Airbnb

La habitación es bastante modesta, lo importante es su ubicación. Dispone de capacidad para dos personas, una cama, un baño y otra mascota, un pez, pero este no es un ‘despiadado asesino’, ¿o puede qué si?

Este hotel se encuentra en París

Las vistas son espectaculares / Airbnb

Alojarse en este ‘peligroso’ hotel requiere una serie de normas y prevenciones para que no pases de cenar rodeado de tiburones a ser su cena.

  • Nada de hacerse fotos cuando anochezca. Los tiburones son sensibles a la luz.
  • No ver ‘Tiburón’ antes de venir.
  • No apto para sonámbulos aficionados a la natación.
  • La carnada es para ellos, así que nada de picar entre horas.
  • Olvídate de bucear.
  • No asomes ninguna parte del cuerpo fuera del habitáculo.

Actualmente no se puede pasar una noche en este alojamiento

Los ganadores del concurso Alister Shipman y Hannah Simpson / Michel Euler

Si después de esto, aún sigues queriendo ir, de momento no se puede. Airbnb organizó un concurso para poder disfrutar de la experiencia los días 11, 12 y 13 de abril de 2016, pero quién sabe, quizás vuelvan a hacerlo, aunque, ahora esta preciosa ‘suite’ es un observatorio marino.

Mesa de noche

Toda la decoración tiene como inspiración al ‘rey del mar’ / Airbnb

Mesa

La estancia incluye desayuno para los huéspedes y puede que para los tiburones… / Airbnb

Dormitorio

El único animal que hay dentro de la habitación es este pequeño pez, de momento… / Airbnb