Desarrollos del Sureste

Desarrollos del Sureste

El pasado mes de octubre, la Comunidad de Madrid aprobó una modificación en la Ley del Suelo en la que se reflejaba la posibilidad de solicitar una declaración responsable en detrimento de otro tipo de licencias como la de primera ocupación. Una medida que pretendía agilizar un sector asediado por la burocracia, según ha denunciado en varias ocasiones Asprima, asociación que defiende los intereses de los promotores madrileños.

Cinco meses más tarde de la aplicación de esta nueva ley ha surgido un problema de interpretación y de entendimiento entre un promotor y el consistorio madrileño. El dilema ha surgido en El Cañaveral, uno de los desarrollos del sureste y donde se concentra gran parte de la oferta de vivienda asequible de la capital.

El promotor, Grupo Roca, levantó 56 viviendas de protección oficial y solicitó la declaración responsable al Ayuntamiento de Madrid a finales de 2020. El 5 de enero de este ejercicio, el consistorio denegó la declaración responsable, después de que un técnico municipal detectara algunos defectos en la construcción e instó al promotor a subsanar estos desperfectos. El problema es que entre el día que se solicitó este trámite y su denegación se produjeron escrituraciones de algunas viviendas de esta promoción.

El consistorio no concedió esta declaración responsable porque encontró algunos problemas en la caldera comunitaria del inmueble, en el Garaje, y en la protección contra incendios del activo, entre otras deficiencias. “Con respecto al tema de lo protección contra incendios no estábamos de acuerdo y así se lo hicimos saber al Ayuntamiento. El día 5 de febrero introdujimos por registro los cambios que nos solicitaba la Administración y solicitamos que se nos concediera la declaración responsable”, explica a idealista/news Iván Heras, responsable comercial la promoción en cuestión.

“El Ayuntamiento no contestó a este escrito y lo que hizo fue comunicarnos que debíamos de clausurar la caldera y el parking, porque no se daban las condiciones para que permanecieran abiertos”, prosigue Heras. Esta situación generó un gran perjuicio a algunos vecinos de las 56 viviendas que en febrero ya se encontraban instalados en sus viviendas. El consistorio fue más allá y comunicó a los vecinos la obligación de pedir una nueva declaración responsable y arreglar todo lo que indicaba el técnico municipal, porque estaban haciendo vida en unas casas escrituradas, pero que no contaban con ningún tipo de licencia. Una obligación que de no cumplirse podría llevar al desalojo de los vecinos.

“En uno de los escritos se habla incluso de la posibilidad de derribar el edificio si no se subsanan las deficiencias y se solicita otra nueva declaración responsable”, asevera Heras. “Aquí lo que se ha producido es un error de interpretación de la declaración responsable”, replica en idealista/news Mariano Fuentes, responsable de Urbanismo del Ayuntamiento de Madrid.

“La declaración responsable significa que el promotor está seguro de que ha realizado todo de manera correcta, no es una fórmula para ahorrar tiempo y que luego el técnico municipal señale todos los defectos graves de una obra para subsanarlos”, agrega Fuentes. El propio delegado de Urbanismo confirma a este medio que se ha reunido con vecinos y que les ha explicado que no van a echar a nadie de sus viviendas y que están buscando soluciones para resolver este problema.

Es en este punto es donde se produce otra supuesta falta de acuerdo entre la promotora y el Ayuntamiento. “Nos consta que los técnicos van a realizar otra inspección de la promoción para corroborar que todos los errores se han subsanado y así anular el desalojo de los vecinos sin tener que solicitar una nueva declaración responsable”, asegura Heras. “Nosotros nos hemos reunido con la promotora y con los vecinos. Vamos a realizar una visita al inmueble y si nuestros técnicos municipales creen que está todo bien la promotora deberá de solicitar una nueva declaración responsable para que podamos aceptarla y es algo a lo que se han comprometido”, contesta Fuentes.

Sea como fuere, los vecinos tienen la palabra del Ayuntamiento de que no les van a desalojar de sus casas. Ahora queda por resolver si al final la promotora tendrá que volver a solicitar una nueva declaración responsable con los costes que esto conlleva. “No es por un tema económico. Pero si la declaración responsable no funciona habrá que volver a la licencia de primera ocupación”, aclara Heras. “Hasta ahora hemos tramitado más de 80 declaraciones responsables y no hemos tenido ningún problema”, señala el delegado de Urbanismo de Madrid.

En un limbo han quedado 15 propietarios que no han escriturado sus viviendas, porque la promotora paralizó este trámite en febrero cuando recibió las notificaciones del Ayuntamiento. “Hemos ofrecido a estas personas devolverles el 100% del dinero desembolsado si no quieren la vivienda o si tienen algún problema económico para hacer frente al pago de esta. De hecho, tenemos lista de espera de personas que están dispuestas a comprar alguna de estas casas si se quedan libres”, sentencia el responsable de la comercialización de la promoción.