El Pleno de la Sala Primera de lo Civil del Alto Tribunal ha inclinado la balanza a favor de los bancos en la pugna sobre en quién debe recaer el pago del impuesto de constitución de la hipoteca. Según el Supremo, el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD) debe abonarlo el cliente. Las copias de la hipoteca debe pagarlas quien las solicite. En los próximos días se hará público el texto íntegro de la sentencia.