La coyuntura económica y el empleo, en crecimiento desde que acabara la crisis económica, son el motor de los buenos datos que registran la venta de viviendas. Según los últimos datos del informe Solvia Market View, Madrid, Cataluña, Baleares y Canarias liderarán la subida del precio de la vivienda en 2018, con un crecimiento, de media, del 7%. En España, el aumento del precio de la vivienda en 2018 será del 6,1%.

A nivel regional, subirán por encima de la media Baleares (un 7,9%), Cataluña (7,6%), Madrid (7,3%), Canarias (7,2%), Navarra (6,8%) y Galicia (6,7%). Frente a ello, Andalucía, la Comunidad Valenciana o el País Vasco registrarán avances ligeramente por debajo de la media española.

Las zonas con menor dinamismo de precios, según el estudio de Solvia, serán Castilla-La Mancha y Castilla y León, Aragón, Cantabria y Asturias. “Los precios recuperarán un 16,6% de su valor desde los mínimos marcados en 2013 y mostrarán una evolución positiva en toda España”, sostienen desde Solvia.

De tú a tú: las transacciones entre particulares crecen

Las transacciones de compraventa de pisos entre particulares han aumentado un 140% desde los mínimos registrados en 2013. Además, estas operaciones suponen el 74% de todas las compraventas, una tendencia que se mantendrá en los próximos ejercicios.

En el año 2013, España registró el menor volumen de compraventas de la serie histórica, apenas 300.000 transacciones. De estas, más de un 20% correspondían a compras de personas jurídicas, fundamentalmente, adjudicaciones de entidades financieras. De las restantes 240.000 transacciones, un 40% correspondieron a ventas por parte de personas jurídicas (fundamentalmente ventas de los servicers de la banca).

En ese ejercicio, las transacciones entre particulares apenas alcanzaban las 140.000 unidades. Ahora, cuatro años después, la foto es totalmente distinta en lo que se refiere a la naturaleza de las transacciones, con más de 347.000 compraventas entre particulares.

Tras alcanzar las 532.000 transacciones en 2017, la inmobiliaria espera que en 2018 se mantenga el dinamismo mostrado por el conjunto del mercado residencial en el primer semestre y se superen las 570.000 transacciones de compraventa de viviendas en 2018, un 7,2% por encima de las registradas el año anterior.

El hecho de que haya disminuido el peso relativo de las transacciones donde el vendedor es una persona jurídica (generalmente aquellas realizadas por los servicers), junto a un aumento en el número de operaciones de producto de particulares (generalmente de mayor precio medio), ha incrementado notablemente el precio medio de la vivienda transaccionada.

De esta forma, el importe total del volumen de operaciones en 2017 superó los 73.800 millones de euros, mientras que en 2013 este valor apenas superaba los 38.000 millones de euros. Esto supone que el precio medio de la vivienda transaccionada ha pasado de los 126.000 euros a los más de 138.000 euros en 2017, presentando un incremento del 9,5%.