Las casas nuevas son las que mejor están resistiendo las consecuencias económicas provocadas por la pandemia del coronavirus, y para Sociedad de Tasación aumentará la brecha de precios entre la obra nueva y la vivienda usada. El valor medio de las viviendas nuevas ha aumentado un 0,9% en 2020, mientras la segunda mano ha caído más de un 4% desde marzo, lo que todo hace indicar que parece haberse tocado techo.

El consejero delegado de ST, Juan Fernández-Aceytuno, ha señalado que “parece haberse tocado techo en el precio de la vivienda, ya que los máximos y los mínimos se están aplanando, una moderación que seguirá registrándose. No se van a recuperar los valores del ciclo anterior. Este cambio de tendencia en los precios de la vivienda nueva y la usada “anticipa que el ‘gap’ entre uno y otro inmueble seguirá aumentando durante 2021”, aclara el directivo, mientras sigue insistiendo en que en algunas zonas de España, sobre en las grandes capitales, se vuelve a ver una escasez del stock de obra nueva, lo que puede afectar a los precios ante un aumento de la demanda.

Otro de los cambios producidos por la pandemia, y que se van a consolidar en el mercado de la vivienda, es el aumento de la demanda por viviendas más grandes, unifamiliares y alejadas de los núcleos de las grandes ciudades.

“Es el momento de que las pequeñas ciudades de zonas costeras y la llamada ‘España vaciada’ atraigan a la población. Es una oportunidad tremenda para generar actividad y nuevos puestos de trabajo en zonas necesitadas”, según el analista.

El actual momento de incertidumbre no es buen acompañante para la inversión por lo que, ante la falta de claridad administrativa, jurídica y política, Fernández-Aceytuno recomienda sensatez, prudencia y orden al mercado inmobiliario

Para el directivo, la vivienda nueva sigue siendo un valor refugio, que ofrece además más variedad de localizaciones y mayor sostenibilidad y eficiencia que la usada. «El inversor ha vuelto a ver al residencial como un valor refugio para sus inversiones ante el futuro incierto de otras inversiones alternativas», destaca. El exceso de liquidez en el mercado o el impacto de los fondos europeos en el sector inmobiliario serán algunos de los factores que se deben tener en cuenta para poder analizar la vivienda en los próximos meses.

Sociedad de Tasación ya avanzó a finales de 2020 que el precio de la vivienda ha tocado máximos de la última década, con 2.476 euros/m2, la cifra más alta desde 2010 y, acorta distancias con los máximos registrados en 2007 (2.905 euros/m2). Desde finales de 2014, el precio de la vivienda nueva no ha parado de aumentar.

“El segmento de la población más afectada por los ERTE derivados del coronavirus ya estaba excluido de la compra de una vivienda nueva por su nula capacidad de ahorro durante los últimos años”, destaca Fernández-Aceytuno.

También en su informe anual destacó que la posibilidad de comprar una casa mejora ligeramente en plena pandemia. El Índice de Accesibilidad de la tasadora registra su mejor dato a cierre de año de los últimos cuatro años