Interior de una vivienda después de rehabilitarse / Uxban

Interior de una vivienda después de rehabilitarse / Uxban

El Colegio de Registradores apuntó que en 2018 el 82% de las viviendas transaccionadas en España eran de segunda mano, en las cuales, en más de un 50% de ellas se realizó algún tipo de obra de acondicionamientos y que, en muchos de los casos, se llevaron a cabo rehabilitaciones integrales para convertir la vivienda en prácticamente una obra nueva.

Gonzalo Robles, CEO de Uxban, firma inmobiliaria experta en el diseño y rehabilitación de viviendas de lujo, apunta seis consejos para maximizar los beneficios de la compra y rehabilitación de una vivienda de segunda mano.

1.Obra nueva o vivienda antigua

Esta es la primera decisión que se debe tomar antes de comenzar la búsqueda de una vivienda ya sea por inversión o como vivienda habitual. “Los edificios de obra nueva son escasos si el deseo del comprador es vivir en las mejores ubicaciones del centro de la ciudad, pero, sin embargo, pueden contar con servicios difíciles de encontrar en edificios de segunda mano como garaje o zonas comunes además de evitar sorpresas en derramas a medio plazo”, apunta Robles.

2.Ubicación

Una vez se optado por una vivienda de segunda mano lo más importante a tener en cuenta es su ubicación, ya que marcará más del 70% del valor de la inversión, al igual que la planta del edificio donde se encuentre (siendo las plantas altas y los áticos las más cotizadas en detrimento de las plantas bajas o primeras).

“Cuando se realiza una inversión tan elevada el objetivo es que, a lo largo del ciclo económico, el valor tu inmueble permanezca lo más elevado a lo largo del tiempo, que se preserve el capital inmovilizado y que en un mercado en crecimiento el precio de tu vivienda crezca por encima de la media del mercado”, afirma Robles responsable de Uxban y experto en la compra de viviendas antiguas para posteriormente ser rehabilitadas.

3.‘Must to know’ (lo que debes saber acerca de ella)

Antes de comprar una vivienda de segunda mano debemos realizar una completa investigación de la misma. Robles aconseja que “contar con un técnico puede ser una buena inversión a la larga, ya que además de contar con la documentación tradicional a analizar (Nota Simple, Catastro, Recibo de IBI, etc.), lo más crucial para rehabilitar es averiguar los expedientes relativos a las Inspecciones Técnicas de los Edificios que solicitan los Ayuntamientos en muchas ciudades españolas”.

“De esta forma, puedes encontrar qué deficiencias tiene la vivienda a nivel estructural, estética y de instalaciones, qué medidas se han tomado y si los problemas están solventados” apunta el CEO de Uxban.

4.Planifica el coste de tiempo y dinero

Las obras de rehabilitación de una vivienda son de tres tipos, que se diferencian en función del alcance y el plazo. Por ejemplo, para una casa de 120 m2: las que afectan únicamente a los acabados (un mes de obra), las que afectan a acabados e instalaciones (hasta dos meses de obra), y las integrales, que afectan a acabados, instalaciones y distribución (entre tres y cuatro meses).

Hay tantas rehabilitaciones como presupuestos y en la elección de los acabados está el 60% del coste de la inversión en caso de realizar una rehabilitación integral. “A nivel global, por m2 útil de vivienda, la inversión puede variar de los 500 a los 1.400 euros. La ubicación de la casa debería ser el parámetro que emplear para que sea coherente”, comenta Robles.

5.Rehabilito yo o la compro rehabilitada

Cuando se compra una vivienda rehabilitada por otro profesional se ha de contar con una garantía sobre el producto. Este sería el mejor escenario en caso de que encaje el tipo de vivienda con el precio que se pide por ella.

“Realizar una obra siendo tú mismo el promotor requiere de una gran dosis de paciencia, pues, aunque subcontrates el trabajo, es inevitable implicarse al 100% en el proceso, y éste desgasta mucho en el momento en que ni los presupuestos ni los plazos acaban siendo lo esperado”, afirma Robles.

6.Inversión con final feliz

Para conseguir que la vivienda rehabilitada resulte una inversión con final feliz, lo más importante es conocer el mercado para saber de antemano por cuánto se podrá vender una vez reformada

“Por tanto, si el precio de venta de un producto rehabilitado a estrenar lo fija el mercado, el porcentaje de incremento del valor del activo dependerá exclusivamente de a qué buen precio lo has comprado. Dicho esto, el incremento de valor respecto del precio de compra al precio de venta puede incrementarse entre un 50 y un 80% (incluyendo en esa franja todos los costes)”, recalca el CEO de Uxban.