Megaoperación a la vista en el sector de los centros comerciales en España. Y es que el año ha arrancado con la puesta en venta de tres establecimientos por los que sus dueños quieren sacar en torno a 500 millones de euros.

La orden de venta parte de la inmobiliaria portuguesa Sonae Sierra y de la gestora CBRE Global Investors, que comparten al 50% la propiedad de tres centros que suman más de 185.000 m2. Se trata de Gran Casa en Zaragoza, Valle Real en Cantabria y Max Center en Barakaldo.

El centro de la capital aragonesa, con más de 77.000 m2, cuenta con tiendas de Zara, Media Markt, Decathlon y H&M, aunque prácticamente la mitad del espacio lo ocupa un establecimiento de Hipercor. En el caso del centro cántabro, los principales inquilinos son tiendas de moda (Primark, Zara, Mango y H&M) y un establecimiento de la cadena Eroski. Por último, el centro vasco tiene a Zara y Eroski como sus marcas de referencia.

¿Y por qué quieren desinvertir en estos activos? Son varios los motivos que explican esta desinversión. Por un lado, que en los próximos meses finaliza el periodo de inversión de la ‘joint venture’ que crearon ambas firmas para comprar activos en el mercado doméstico (entre ellos, los tres centros comerciales) y mediante la que actualmente poseen 17 activos valorados en 3.400 millones de euros.

Además, ambas firmas quieren aprovechar el tirón de los centros comerciales entre los inversores en los últimos años. Solo durante el año pasado, la inversión en retail ascendió a 3.900 millones de euros, tras crecer un 31% en términos interanuales.

Y no es para menos. En marzo del año pasado se batió un nuevo récord: el fondo británico Intu pagó 520 millones de euros a la firma canadiense Ivanhoé Cambridge por el centro comercial Xanadú de Madrid, conocido por tener la pista de esquí cubierta más grande de toda Europa.

Unos meses antes (en verano de 2016), la entidad alemana Deutsche Bank pagó casi 500 millones de euros al fondo británico Northwood para quedarse con Diagonal Mar, ubicado en Barcelona.

En los últimos años también han destacado la compra del centro Plenilunio, ubicado en Madrid, por parte de la firma francesa Klépierre al fondo Orion Capital Managers (operación que se cerró en marzo de 2015 a un precio de 375 millones de euros) y la adquisición de Puerto Venecia por parte de Intu en verano de 2015. El centro está ubicado en Zaragoza y que por superficie es el mayor centro comercial del país, por 451 millones.