Fuente: Google Maps/ Calle Tortosa, Badalona

Fuente: Google Maps/ Calle Tortosa, Badalona

Tragedia en Badalona. Tres personas han muerto y otras 17 han resultado heridas la madrugada de este jueves en el incendio de una nave industrial okupada en Badalona (Barcelona), en concreto en el barrio del Gorg. Las autoridades se encuentran ya investigando si el incendio ha sido fortuito o si por el contrario ha sido provocado.

Otras cuatro personas han resultado heridas graves y once más sufrieron daños leves, según señaló la consejera de Salud de la Generalitat, Alba Vergés. Hasta una treintena de dotaciones de bomberos han estado trabajando en el lugar de los hechos, al tiempo que se temía incluso por el derrumbe del edificio, en el que solían vivir entre 150 y 200 personas, según algunas fuentes, porque su estructura había quedado muy dañada, casi en estado de siniestro. Las llamas afectan principalmente a la planta superior de la nave y amenazaban la estructura del inmueble.

Se trata de un inmueble de planta baja y tres pisos, que está abandonado desde el cierre de la anterior empresa industrial que lo ocupaba en su día y que desde hace meses era utilizado como refugio por decenas de migrantes de origen subsahariano.

Así lo señaló el alcalde, Xavier García Albiol, quien apuntó también que los vecinos habían denunciado desde hace tiempo problemas de convivencia. «La ley no nos permitía entrar en la nave» para verificar ‘in situ’ la situación de las personas que allí se encontraban y el estado del edificio, criticó.

Ahora, las autoridades pertinentes han abierto una investigación para saber qué originó el incendio. Al lugar del siniestro acudieron el vicepresidente de la Generalitat con funciones de presidente, Pere Aragonès, y el consejero de Interior, Miquel Sàmper. Este último señaló que la prioridad era «apagar el fuego, luego hay que perimetrar el edificio para que los Mossos investiguen y sepan si ha sido fortuito o provocado».

García Albiol calificó de «tragedia» el incendio y dijo que, según los servicios de rescate y las Fuerzas de Seguridad, podía haber unas 60 personas dentro del inmueble, de las que 30 habrían sido rescatadas ya. Según las primeras informaciones, algunos de los okupas hicieron fuego para calentarse del frío, pero las llamas se volvieron incontrolables. Varios de los okupas saltaron por la ventana para huir de las llamas, aunque otros pudieron salir por su propio pie.