Septiembre de 2018 pasará a la historia: el euríbor a 12 meses ha abandonado definitivamente sus mínimos históricos para encarecer las hipotecas… otra vez.

En concreto, y a la espera de que el Banco de España confirme el cierre oficial, el euríbor a 12 meses ha cerrado el noveno mes del año en una tasa mensual del -0,166%. A pesar de que el indicador de referencia para la mayoría de las hipotecas en España continúa en negativo, ha encadenado su sexto repunte mensual consecutivo y se ha situado ligeramente por encima del nivel de septiembre de 2017, cuando se quedó en el -0,168%. Se trata del nivel más elevado que toca el euríbor desde agosto del año pasado.

Habría que remontarse a marzo de 2014 para ver un resultado mensual similar. Por aquel entonces, hace ya cuatro años y medio, se movía en el 0,57%, tres centésimas por encima de marzo de 2013. Unos meses después (en verano de 2014) inició la tendencia bajista hasta situarse en terreno negativo y marcar mínimos históricos. Hasta ahora, el récord vigente es el de febrero y marzo de este ejercicio (-0,191%).

¿Y cómo le afecta a un hipotecado este cambio de rumbo? La respuesta es que encarecerá los préstamos variables para la compra de vivienda que se revisen usando el cierre de septiembre como referencia, aunque la buena noticia es que el incremento será completamente testimonial.

Según el diario Cinco Días, las cuotas hipotecarias se encarecerán unos céntimos al mes y poco más de un euro al año, cogiendo como referencia un préstamo de 120.000 euros a un plazo de 25 años y con un interés del 1%+euríbor.

Ahora bien, el mercado interpreta esta subida como el principio del fin de las hipotecas megabaratas y se está preparando para más repuntes con la vista puesta en septiembre de 2019: el mes en el que el Banco Central Europeo (BCE) podría subir los tipos de interés en la eurozona y dar por concluidas las medidas extraordinarias de política monetaria.

El primer síntoma de que el euríbor a 12 meses va a seguir subiendo próximamente lo encontramos en la tasa diaria en la que se ha movido durante los últimos días de septiembre. Desde el día 25, se ha movido por encima del promedio mensual hasta llegar a acercarse al -0,16%.

¿Y qué esperan los expertos? La respuesta es una subida progresiva del indicador. Durante el año que viene, y al son de lo que hagan los tipos de interés, el euríbor a 12 meses podría volver a terreno positivo. No obstante, no se esperan fuertes repuntes… ni grandes sustos.

De momento, las previsiones apuntan a que el euríbor no volverá a estar cerca del 1% al menos hasta 2021 (una barrera de la que se despidió en julio de 2012, cuando Mario Draghi, el presidente del Banco Central Europeo, lanzó un mensaje al mercado respaldando el euro. Su discurso ya forma parte de la historia, salvó a España e Italia de un rescate y borró las dudas sobre la supervivencia del euro.

Además, no podemos olvidar que la media histórica actual del euríbor a 12 meses se sitúa por encima del 2% y que, en verano de 2008, lo llegamos a ver por encima del 5,3%.