Aedas cumple su primer año como empresa cotizada con un sabor muy agridulce. La promotora ha cumplido a rajatabla con el plan de negocio trazado en la salida a bolsa después de 12 meses muy lejos de los sobresaltos de otros competidores como Metrovacesa y Neinor. Sin embargo, la acción pierde entorno a un 20% de su valor desde el debut y sufre por el escepticismo general de los inversores sobre el sector.

De momento, el crecimiento de las grandes cifras del grupo no es argumento suficiente para que los inversores empiecen a apostar fuerte por Aedas. El mercado valora positivamente que el valor neto de los activos haya crecido más de un 15% desde la salida a bolsa y que la compañía mantenga sus previsiones de alcanzar el ‘break even’ promotor en 2022, cuando prevé entregar más viviendas de las que construye.

Sin embargo, los inversores han decidido esperar y ver qué pasa en la compañía controlada por Castlelake. Pesan mucho las revisiones a la baja de las previsiones de Metrovacesa y de Neinor. Y también los primeros indicios de desaceleración económica en España en un negocio que tanto depende del crecimiento y de la confianza de los consumidores.

Aunque los inversores han activado el modo ‘pause’ en Aedas, los analistas creen que hay mucho valor en el grupo. Tanto que el precio objetivo supera los 33 euros. Si se cumpliera la previsión de los expertos, la compañía subiría alrededor de un 35% desde los niveles actuales y superaría el precio de 31,65 euros al que debutó en bolsa hace un año.

Las expectativas de analistas ya recogen el hecho de que al cierre del primer semestre del año la compañía había superado sus objetivos de preventas y de GAV. Pero el mercado necesita constatar que la hoja de ruta del grupo se cumple durante varios trimestres más para que el dinero entre con alegría en la que es la tercera mayor promotora del mercado por capitalización bursátil.

“Estamos hablando de una generación nueva de promotoras, con poco recorrido aun en el tiempo en bolsa y que anunciaron planes de negocio muy agresivos. Todavía deben probar su fiabilidad, máxime después de los sustos que han dado Metrovacesa y Neinor. No obstante, en el caso de Aedas la compañía se ha hecho con un grupo de accionistas estables y prestigiosos que creen que hay valor a medio y largo plazo”, señalan fuentes bursátiles.

Efectivamente, durante su primer año en bolsa Aedas ha reclutado a su accionariado a gestoras nacionales como BBVA, Ibercaja, Abante o Bestinver. Y a grandes fondos internacionales como Fidelity, Vanguard, Credit Suisse o Julius Baer. Pero, de momento, las subidas en bolsa se hacen esperar, más por la coyuntura general que por las cifras de la compañía, que en su primer año en bolsa no ha ofrecido síntomas de debilidad.