Sabadell es uno de los bancos que en las últimas semanas ha anunciado una mejora de su oferta hipotecaria a tipo fijo, junto con ING, Openbank y MyInvestor. 

El ‘nuevo’ interés de la hipoteca fija de la entidad catalana se sitúa en el 1,39% (2,59% TAE) con las máximas bonificaciones, frente al 1,6% que aplicaba hasta ahora.

Para optar a esas condiciones, el cliente debe domiciliar la nómina y contratar varios seguros: el de hogar, el de vida y el de protección de pagos, que se activa en el caso de que el hipotecado pierda su empleo. En el caso de que no se cumplan estos requisitos, el tipo de interés de la hipoteca fija de Sabadell se eleva en un punto, hasta quedarse en el 2,39b% (3,13% TAE).

La buena noticia es que el banco ofrece un precio y unas características 100% personalizadas para cada cliente, incluso para los no residentes. De hecho, está especializado en operaciones de financiación para españoles que viven fuera del país como para extranjeros que quieren comprar una vivienda en el mercado doméstico.

En lo que respecta a las comisiones, este préstamo no tiene comisión de apertura, aunque sí penaliza la amortización anticipada, ya sea parcial o total. En concreto, y tal y como establece como límite la ley hipotecaria, el cliente debe asumir 2% del capital reembolsado si el pago se produce durante los primeros 10 años de vida del préstamo, y del 1,5% si se produce a partir de entonces.

Otra de las características que conviene tener en cuenta es que permite financiar cualquier tipo de vivienda. En el caso de las viviendas habituales, la entidad está dispuesta a prestar hasta el 80% del menor de estos dos importes: el valor de tasación del inmueble o el precio de compraventa. Si la operación es para adquirir una segunda residencia, la financiación máxima se reduce al 70%.

Sabadell permite firmar el préstamo a un plazo de hasta 30 años, aunque siempre que la edad de los prestatarios a la fecha de vencimiento de la hipoteca no supere los 75 años.