Data center/ Fuente: Unsplash

Data center/ Fuente: Unsplash

Los data centers están ganando impulso como activo inmobiliario de moda. Desde actores del negocio inmobiliario como Merlin, hasta proveedores europeos de servicios de datos como Interxion o NTT están fijándose en España para desarrollar sus proyectos. La demanda de centros de datos ha registrado un aumento muy significativo en 2020 en toda Europa y los inversores y empresas miran, cada vez más de cerca, al mercado español para desarrollar sus proyectos.

Según datos del informe Data Centre Outlook 2020, en Europa se alcanzaron los 201,2 MW (el tamaño de los data centers se mide según su consumo eléctrico en MW) el pasado año. A pesar de la ralentización inicial y de ciertas dificultades durante el comienzo de la pandemia, la demanda de colocación se recuperó en la segunda mitad del año. Tanto es así que esta variable cerró un año récord, con un incremento sustancial del 22% comparado con 2019.

En España, según un estudio de JLL, el mercado de los centros de datos ha venido pisando fuerte durante los últimos años. La implantación del 5G y la fibra óptica en más ubicaciones y la mayor acepción del Internet de las Cosas (IoT), unido a algunas de las consecuencias que ha tenido la pandemia del covid-19, (incremento del tráfico de Internet y de la utilización de la nube) han terminado situando los data centers en el punto de mira de los inversores.

“El mercado español está considerado como un territorio con buen potencial para el desarrollo de centros de datos. Su posición geográfica, las nuevas conexiones mediante cables submarinos con América y África, la buena conectividad y la alta penetración de energías renovables impulsan las nuevas implantaciones de este tipo de activos, afianzando Madrid como hub digital del sur de Europa” afirma Jordi Sinfreu, responsable de data centres de JLL España.

Y estos son algunos de los motivos que harán que en los próximos años la inversión en este tipo de activos se dispare. “Lo cierto es que el interés hacia estos activos ha crecido igual de rápido que los volúmenes de datos que manejamos y esta dinámica tendrá continuidad en los próximos años», dicen desde la consultora. Por ejemplo, se espera que el mercado de la inteligencia artificial crezca de los 11.000 millones de dólares actuales a 90.000 millones para el 2025 o que el tráfico de los centros de datos crezca un 25% anual hasta al menos 2021, según Cisco. Eso tendrá su reflejo en el lado de la inversión donde habrá más actores interesados en participar, ya sea en suelos por desarrollar o edificios terminados.

En la actualidad, en España operan actores como Interxion, que cuenta con una potencia de unos 13MW en 3 data centers en Madrid y está desarrollando la implantación de 30MW también en Madrid.

También cuentan con centros de datos Global Switch, que presenta 15 MW de potencia en un centro ubicado en el barrio de Las Mercedes de Madrid, que garantiza una conectividad de baja latencia con una superficie de unos 22.000 m2; Nabiax: ubicado en Alcalá y en Julián Camarillo, que alcanzará a finales de este año los 35MW y tiene un potencial de desarrollo de más de 60 MW hasta el 2024; Equinix, que dispone de varios data centers en España (Madrid, Barcelona y Sevilla) con una potencia total de unos 14MW o Data 4, que con un campus localizado en Alcobendas (Madrid) dispone de una potencia de 5MW teniendo en desarrollo otros 15MW.

Nuevos desarrollos y sostenibilidad

Según Paula Albaladejo, directora de proyectos y desarrollo de servicios de JLL España, “al hilo de la creciente atención hacia la sostenibilidad del entorno construido, habrá un esfuerzo colectivo por mejorar aún más la eficiencia energética de los data centers. A día de hoy, el sector ya registra un comportamiento mejor que otras industrias, poniendo el foco en el origen renovable de la gran cantidad de electricidad que consume, así como en el ahorro de consumo en sus sistemas de climatización”.

De hecho, aunque la cantidad de ordenadores que se utilizan ha aumentado exponencialmente en los últimos años, el sector sigue representando solo el 1% del consumo energético mundial, el mismo que en 2010.

No obstante, en el marco del Pacto Verde europeo, la Comisión Europea ha declarado que los centros de datos deben ser neutros en carbono para 2030, por lo que cabe esperar que el enfoque sostenible sea predominante de cara al futuro, tanto en los inmuebles de nueva construcción, como en los ya están en funcionamiento.

El ‘top’ de Europa

España se sitúa, de momento, a la cola de los principales mercados para los centros de datos, si bien le pisa los talones a las ciudades que despiertan más interés entre los inversores. La principal es Londres, que sitúa su oferta de colocación del mercado en 768 MW de IT load, lo que lo convierte en el mayor protagonista de Europa con una cuota de mercado del 37%. Se prevé que en 2021 dispondrá de unos 80MW adicionales.

Le siguen de cerca Fráncfort y París. La ciudad alemana cuenta con una oferta actual es de 458 MW de IT load. El mercado ha experimentado un crecimiento exponencial en el 2020, con 83MW de nueva oferta de colocación. De cara al 2021 las previsiones apuntan a que tendrá otros 50 megavatios.

Por su parte, la ciudad francesa tenía una oferta a finales de 2020 de 271MW. A pesar de que el mercado ha crecido un 72% en los últimos 4 años, la oferta se ha visto limitada por la falta de disponibilidad de suelo, dado que la ciudad es una de las más densamente pobladas en Europa. La previsión de construcción para 2021 es de 20 MW.