Gtres

Gtres

La situación personal del contribuyente es clave a la hora de hacer la declaración de la Renta. En caso de estar separado o divorciado y con hijos a su cargo, hay reducciones o deducciones aplicables. La clave es la guardia y custodia de los niños porque el progenitor que la tenga será el único que se pueda acoger a esas reducciones o deducciones.

La Agencia Tributaria impide que los hijos formen parte de dos unidades familiares diferentes. Para ello, ha publicado un cuadro explicativo en el Manual Práctico de Renta 2020 que detallamos a continuación:

Declaración conjunta con hijos

En caso de tributar conjuntamente, sólo podrá acogerse a la reducción por declaración conjunta el progenitor que, a 31 de diciembre de 2020, tenga la guardia y custodia de los niños menores de 18 años o hijos mayores de edad, pero incapacitados judicialmente y sujetos a patria potestad prorrogada o rehabilitada.  

Es decir, en el caso de custodia compartida, los dos progenitores tienen derecho a hacer esta declaración conjunta, pero sólo uno de los dos podrá hacerlo.

Mínimo por descendientes

En esta reducción, se abren varios escenarios. Para poder acceder a este beneficio fiscal es necesario que los hijos tengan menos de 25 años (o mayores con discapacidad), que convivan o dependan económicamente del progenitor y que no tengan rentas por encima de 8.000 euros anuales.

En los casos de convivencia, el progenitor con guarda y custodia se reducirá este mínimo por descendientes que, cuando la custodia es compartida, se prorratea a partes iguales.

En caso de dependencia económica, los progenitores que no convivan con los hijos, pero les presten alimentos por resolución judicial, podrán optar por la aplicación del mínimo por descendientes (que se prorratearía con el otro progenitor) o por la aplicación del tratamiento previsto por la Ley del Impuesto para las referidas anualidades por alimentos, es decir, por las reducciones correspondientes por anualidades por alimentos.

Otro caso es el del hijo que presente su declaración de la renta. En caso de hacerla de forma individual y declarar ingresos inferiores a los 1.800 euros anuales, se aplicarán las mismas normas dictadas anteriormente, pero si los ingresos superan los 1.800 euros anuales, ninguno de los progenitores podrá tener derecho al mínimo por descendientes.

Si el hijo tributa de forma conjunta, y si lo hace con ingresos por encima de los 1.800 euros al año sólo podrá acogerse a ese mínimo el progenitor con el que declare. En caso de tener ingresos por debajo de los 1.800 euros al año, el mínimo por descendientes se podrá prorratear entre los dos progenitores en caso de custodia compartida o de pago de cantidades por alimentos en dependencia económica sin convivencia.