Artículo escrito por José María Salcedo, socio del despacho Ático Jurídico

Hacienda prepara una campaña para rastrear las transacciones realizadas con bitcoins y demás criptomonedas, y hacer tributar a los que obtengan rentas por esta vía. Se trata de un anuncio que no es nuevo, ya que el fisco lleva tiempo remitiendo requerimientos de información a las empresas que aceptan bitcoins como medio de pago. Sin embargo, el control fiscal es cada vez mayor, y esto tenerlo en cuenta los contribuyentes que han obtenido rentas operando con bitcoins. Pero ¿cómo se declaran en el IRPF? Acudimos al despacho de abogados Ático Jurídico para conocer la respuesta de cara a la declaración de la renta 2017: 

La amenaza de Hacienda, ¿es creíble?

El peligro existe, y es real. De hecho, en el Plan Anual de Control Tributario de 2018 que ha sido aprobado recientemente, Hacienda considera el pago con bitcoins una amenaza, y anuncia que para hacer frente a la misma “potenciará el uso por las unidades de investigación de la Agencia Tributaria de las nuevas tecnologías de recopilación y análisis de información en todo tipo de redes”. Pero ¿es creíble esta advertencia? Es decir, ¿es posible realizar el pretendido rastreo anunciado por Hacienda, teniendo en cuenta la opacidad de estas criptomonedas?

Realmente, Hacienda tiene muy complicado rastrear este tipo de operaciones y, sobre todo, quién las ha llevado a cabo. Es decir, a pesar de que las transacciones son públicas, no lo son los sujetos intervinientes en las mismas. Sólo cuando un contribuyente convierte sus criptomonedas en dinero metálico (euros, dólares o cualquier otra divisa), el fisco tiene la oportunidad de detectar a estos contribuyentes.

Sin embargo, y aunque pudiera detectar las operaciones, en algunos supuestos sería incluso complicado determinar la ganancia o pérdida patrimonial obtenida. Y es que existen criptomonedas que no pueden adquirirse con euros, sino mediante la entrega de otras criptomonedas. Por tanto, sería necesario realizar primero la conversión a otra criptomoneda, y a partir de ahí establecer su valor en euros, en el momento de su compra y transmisión, con la complejidad que ello conlleva.

Aun así, lo prudente es declarar las rentas obtenidas con bitcoins. Y para ello, habrá que diferenciar entre si éstas provienen de la compra y venta de esta criptomoneda, o de la actividad como “minero” en la red blockchain, que soporta el tráfico de bitcoins.

Tributación en el IRPF por la compra y venta de bitcoins

La transmisión de bitcoins tributa en el IRPF como la de cualquier activo financiero. Estaremos por tanto ante una ganancia o pérdida patrimonial, según los casos, a integrar en la base imponible del ahorro. El tipo impositivo oscilará entre un 19% y un 23%, y las pérdidas obtenidas podrán compensarse con ganancias en los cuatro años siguientes.

Idéntica ganancia o pérdida patrimonial se obtendrá por el cambio de una criptomoneda a otra. En estos casos, deberá tenerse en cuenta el precio por el que se adquirió la criptomoneda, y el que se le ha atribuido en el cambio.

Lo mismo ocurrirá si se utilizan los bitcoins como medio de pago, por ejemplo, de una vivienda, y se produce una alteración patrimonial. Esto sucederá, por ejemplo, si se adquirieron bitcoins por valor de 5.000 euros, y se utilizan para comprar una vivienda que vale 125.000 euros. En estos casos existirá también una ganancia patrimonial por la que habrá que tributar. [Consulta aquí cómo se compra una casa con bitcoins]

La obtención de bitcoins también puede tributar como actividad económica

Algunos contribuyentes obtienen bitcoins no mediante compra, sino por su trabajo en la red ‘blockchain’, validando las transmisiones realizadas por otros usuarios y velando por la seguridad del sistema. Son los conocidos como ‘mineros’.

Desde hace un tiempo, Hacienda les exige el alta censal (epígrafe 8319), y la tributación de los rendimientos obtenidos como actividad económica. Evidentemente, podrán deducir los gastos necesarios para la actividad (equipos informáticos, electricidad, etc…), como cualquier otro contribuyente que realice una actividad económica.

En definitiva, la falta de regulación legal no es una excusa para dejar de tributar por los rendimientos obtenidos mediante bitcoins. Por ello, y teniendo en cuenta que el control de Hacienda cada vez será mayor, es recomendable declarar las rentas obtenidas con estas criptomonedas.

>> Consulta aquí las novedades de la renta 2017