En la recta final del año se aceleran las previsiones sobre cómo terminará 2020. Un ejercicio marcado por la crisis sanitaria y por sus consecuencias sobre el mercado de la vivienda en forma de caídas de precios y de operaciones.

Según la red de inmobiliarias Remax, que ha encuestado a sus propios agentes inmobiliarios, la caída de precios tanto en el alquiler como en la venta podría estar por debajo del 10%, mientras que el descenso de las operaciones podría alcanzar el 20%.

El estudio presentado por la compañía incide en que este año se está produciendo un fuerte aumento de la oferta de viviendas disponibles para arrendar y adquirir, mientras que se está reduciendo la demanda. De ahí que los precios estén a la baja.

¿Y cuánto podrían caer? Según Remax, la respuesta depende de qué mercado se trate, del tipo de vivienda y de su ubicación.

A grandes rasgos, el 27,4% de los encuestados cree que las rentas de los pisos y apartamentos en zonas urbanas caerán entre un 5% y un 10%, mientras que un 21% de los asociados de Remax cree que el descenso no llegará al 5%. En el caso de los chalets, la opinión mayoritaria apunta a una bajada inferior al 5% en zonas urbanas, y de entre el 5% y el 10% si están ubicados en zonas rurales. 

En el caso de la vivienda en venta, no hay tantas diferencias en función de la situación de las viviendas. Así, el 43,4% de los asociados creen que los pisos y apartamentos ubicados en zonas urbanas bajarán menos de un 10%, mientras que los situados en pequeñas poblaciones o entornos rurales esa es la previsión de casi un 31%.  

En el caso de las viviendas unifamiliares, el descenso también será de un solo dígito en zonas urbanas según el 35,4% de los asociados, mientras que los ámbitos rurales así lo cree el 29%.

Un 20% menos de operaciones

La encuesta de Remax pone sobre la mesa que la caída prevista para las operaciones de alquiler y compraventa duplicará a la de los precios, aunque con expceciones.

En el caso de los alquileres, la bajada del 20% interanual será en pisos y apartamentos (tanto de zonas urbanas como rurales), mientras que en el caso de los chalets los resultados son variopintos. La mayoría de los agentes inmobiliarios prevén un descenso de menos del 10% de unifamiliares de alquiler ubicados en zonas urbanas, mientras que en los chalets de los núcleos rurales incluso subirán. El alza de las operaciones, de hecho, podría ser superior al 10%, «lo que refleja claramente los cambios de tendencias de la búsqueda de vivienda como consecuencia del  covid-19», recalca Remax. 

En el mercado de la compraventa, la previsión es que el descenso de operaciones de ronde el 20% tanto para zonas urbanas como rurales, y tanto para pisos como chalets. Un pronóstico que está en línea con el mercado: entre enero y septiembre la compraventa de viviendas acumula una caída interanual del 22%, según el INE.

En línea con Europa, pero no con Alemania

El estudio de Remax también hace una breve comparativa con las previsiones de sus agentes en el resto de Europa. Y sostiene que en la mayoría de los países esperan una disminución del precio de entre un 5% y un 10% (o más) en el caso de pisos y apartamentos, que para las casas unifamiliares.

Sin embargo, en algunos países podrían producirse subidas. Remax Alemania prevé un aumento de precios del 10% para los apartamentos en las zonas urbanas y ningún cambio para las zonas rurales, mientras que en Francia, Finlandia o los Países Bajos también se espera un pequeño aumento en el precio de las casas. 

«Aunque se espera que el covid-19 tenga un impacto negativo en algunos mercados inmobiliarios europeos, el residencial es relativamente resistente a las crisis en comparación con la propiedad comercial. La demanda de vivienda sigue superando la oferta inmobiliaria en Europa. Además, los inmuebles se consideran una inversión segura, especialmente en tiempos de crisis», concluye la red de inmobiliarias.