Pixabay

Pixabay

Rehipotecar una casa es una alternativa para muchos consumidores. Permite cancelar su préstamo y contratar uno nuevo sobre la misma vivienda, así como modificar las condiciones del préstamo y obtener liquidez para, por ejemplo, emprender un negocio, realizar una reforma o comprar una segunda vivienda. Esta opción tiene ventajas, aunque también sus riesgos, y exige el visto bueno por parte del banco. Resumimos todas las claves a tener en cuenta:

¿Qué es una rehipoteca?

A grandes rasgos, se puede definir una rehipoteca como el proceso que permite cancelar tu hipoteca actual y contratar una nueva sobre la misma casa. Es decir, consiste en cancelar la hipoteca original y firmar una nueva que, por lo general, consta del préstamo restante de la primera hipoteca más la suma de nuevo capital procedente de la segunda.

Además, como para rehipotecar una casa se tiene que formalizar un nuevo contrato, esto permite revisar o modificar las condiciones. Por ejemplo, cambiar entre tipo fijo, variable o mixto, o determinar más o menos años de amortización.

¿Para qué se puede rehipotecar una casa?

Rehipotecar una vivienda tiene diferentes usos. En la mayoría de los casos, lo más habitual es hacerlo por alguno de los siguientes motivos:

  • Rehipotecar una casa para comprar una segunda vivienda.
  • Rehipotecar una casa para empezar un nuevo proyecto, por ejemplo un negocio.
  • Rehipotecar una vivienda para conseguir financiación adicional para ejecutar el proyecto de reforma de la casa.
  • Rehipotecar una vivienda para reunificar varias deudas en un único préstamo.

En este sentido, si estás pensando en rehipotecar una casa, utilizar un simulador de hipoteca te ayudará a conocer cómo será tu hipoteca después de realizar la rehipoteca.

Ventajas de rehipotecar una casa

Las principales ventajas que ofrece rehipotecar una vivienda son las siguientes:

  • Es una forma fácil y rápida de conseguir liquidez.
  • Permite unificar deudas en un solo préstamo, lo que puede conseguir un ahorro considerable.
  • No requiere la compra de un nuevo inmueble, lo que reduce los trámites asociados.

Desventajas de rehipotecar una casa

Sin embargo, rehipotecar una casa también conlleva algunas desventajas que es importante tener en cuenta:

  • En caso de impago, se corre el riesgo de que el banco embargue la vivienda.
  • Al rehipotecar una casa, el préstamo al que se tiene que hacer frente es más elevado.
  • Se trata de una operación que el banco puede rechazar si considera que nuestro perfil como prestatario no es el adecuado.

Proceso para rehipotecar una casa

El proceso de rehipotecar una casa cuenta con tres fases principales:

Estudio de la viabilidad de la operación

La primera fase para rehipotecar una vivienda pasa por que el banco evalúe la operación. Para ello, debemos acudir a nuestro banco y plantear la operación de rehipotecar que queremos llevar a cabo. La entidad deberá estudiar la solicitud y, si da el visto bueno, iniciará la siguiente fase del proceso: la cancelación de la hipoteca.

Cancelar la hipoteca antigua

Una vez que el banco haya aprobado la operación, se procederá a cancelar la hipoteca antigua. En esta fase es posible que tengamos que abonar comisiones asociadas a la amortización por adelantado.

Concesión de la hipoteca nueva

Finalmente, se procederá a la concesión de la nueva hipoteca, cuyo capital estará formado por la deuda de la hipoteca antigua más el capital propio de la nueva hipoteca (así como los intereses asociados al propio préstamo). En este caso, los gastos asociados a esta nueva hipoteca serán los comunes a cualquier hipoteca ordinaria.

Como puedes ver, el proceso de rehipotecar una vivienda es bastante sencillo. No obstante, hay que tener en cuenta que, para poder realizarlo, es indispensable que la entidad bancaria dé el visto bueno a la operación, por lo que es necesario contar con un perfil solvente y que dé seguridad al banco a la hora de acudir a la entidad a plantear la operación.