La compraventa de viviendas cerró el mes de abril con 40.252 transacciones, lo que supone un incremento del 66% interanual, según el Colegio de Registradores. Mientras, las hipotecas crecieron un 31,5% respecto a abril de 2020, en pleno confinamiento por la pandemia. con 30.324 operaciones. Ambas estadísticas también aumentaron frente a abril de 2019, por comparar dos periodos sin restricciones, en un 3,1% y un 8,8%, respectivamente.

El mes de abril de 2020 registró uno de los mayores impactos de la pandemia del coronavirus en la economía debido a la paralización del país con motivo de las restricciones y el confinamiento en los hogares. Por la parte de la vivienda, el Colegio de Registradores ha confirmado que las compraventas de viviendas durante abril de este año crecieron hasta un 66% interanual, con 40.252 transacciones frente a las 24.260 del mismo mes 2020. En aquel momento, la caída rondó el 37,8%

“En el apartado de compraventas inscritas y respecto al mismo periodo del año anterior, la evolución desde el inicio de la pandemia muestra caídas que llegaron a superar el 50% en mayo de 2020, comenzando entonces una tendencia de paulatina recuperación, solo interrumpida en octubre, hasta el mes de diciembre. En enero y febrero los datos volvieron a terreno negativo, -13,5% y -2,0%, remontando con mucha fuerza la evolución anual a partir de marzo, aunque siendo poco significativo, debido a la comparación con los meses del confinamiento estricto durante el pasado año. En abril de este año se produjo un incremento del 91,0% en las compraventas totales, siendo del 65,9% para las compraventas de vivienda, siempre en comparación con el mismo mes de 2020”, afirman los registradores en su informe.

Las hipotecas sobre viviendas siguen estables

Por otro lado, las hipotecas sobre vivienda crecieron un 31,5% respecto a abril de 2020, tras registrarse 30.324 operaciones, y un 8,8% si se compara con el mismo mes de 2019, cuando la cifra total rondó las 27.800 viviendas.

“En cuanto a las hipotecas constituidas, los datos mostraron en los primeros meses de la pandemia una mayor resistencia que las compraventas, aunque la situación empeoró significativamente durante el último trimestre de 2020. A partir de marzo la evolución, como era de esperar por los motivos antes indicados, cambia radicalmente, con un fuerte repunte del 36,7% de las hipotecas totales constituidas y del 35,8% las de vivienda. En abril el fuerte incremento anterior descendió ligeramente hasta el 31,9% de incremento, siendo del 31,5% de incremento para las hipotecas sobre vivienda”, agregan los registradores.