Gtres

Gtres

El Ayuntamiento de Madrid ha abierto un expediente urbanístico al casero del secretario de organización de Podemos, Pablo Echenique, por instalar el aire acondicionado y un sistema de videovigilancia en la fachada del edificio en el que vive sin solicitar las autorizaciones pertinentes. El político vive de alquiler en un piso en el barrio de Salamanca de la capital, según ha publicado la Europa Press. 

Para que no te suceda algo parecido, deberías grabarte a fuego esta famosa frase: el desconocimiento de la ley no exime de su cumplimiento. Y, como no puede ser de otro modo, la construcción está sujeta a las leyes de la edificación y hay múltiples normativas de carácter nacional, autonómico y local que deben cumplirse para no tener problemas a posteriori.

Como recuerda Pablo García, de Atrezo Arquitectos, “si nos sorprenden realizando obras sin la preceptiva autorización nos enfrentaremos a una sanción. Dicha sanción depende de la gravedad de los actos y del tipo que sean”. 

Siguendo el caso de Echenique, vamos a poner algunos ejemplos relacionados con la normativa de Madrid, donde la Ley 9/2001 del Suelo establece diferentes tipos de infracciones y las multas pueden ir desde los 30.000 euros a los 600.000 euros, para los casos más graves. No obstante, esas cifras contemplan una infracción, no la apertura de un expediente como ha sucedido con el dueño del piso en el que reside el político. En su caso, el gobierno municipal liderado por Manuela Carmena le ha dado dos meses de plazo para legalizar las obras.

¿Y en qué casos sí puede haber sanción? Según explica el arquitecto, te expones a una sanción en caso de que la obra que estás realizando y para la que no has pedido los permisos pertinentes supere la edificabilidad permitida (cada vivienda y bloque tienen unos m2 permitidos), no respete las distancias a otros edificios, la vía pública, los linderos o espacios libres; o conlleve un cambio del aislamiento término o la impermeabilización de la casa. También es necesario tener cuidado con hacer obras en edificios protegidos; en este caso la multa puede equivaler al doble del valor de lo construido. La cifra suele superar con creces los 50.000 euros, mientras que en los casos anteriores no suele superar los 4.000 euros.