Pedro Duque, ministro de Ciencia / Gtres

Pedro Duque, ministro de Ciencia / Gtres

Pedro Duque, ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, ha admitido que creó una sociedad patrimonial porque su mujer y él pasaban mucho tiempo fuera de España, pero ha añadido que “no hubo ahorro de impuestos”. En la sede de su ministerio ha dicho que “alguien nos recomendó crear una sociedad” porque “tenía ciertas ventajas”. Esta operación es legal.

La sociedad Copenhague Gestores de Inmuebles S.L de Pedro Duque es patrimonial porque más de la mitad de su activo está formado por inmuebles no afectos a actividad económica alguna: son dos inmuebles, uno en Jávea y otro en Madrid, que es la actual vivienda del matrimonio.

El abogado fiscalista José María Salcedo, socio del despacho Ático Jurídico, desgrana los impuestos que tiene que pagar y los que podría haber eludido abonar:

IRPF (por la segunda vivienda de Jávea)

En este caso se libra de la imputación de rentas inmobiliarias en el IRPF. Si tuviera el inmueble a su nombre tributaría en el IRPF al 1,1 o 2% del valor catastral, según esté revisado o no. Eso sí, como inquilino de la sociedad, debió pagar alquileres que tributaron al tipo del 30% en el Impuesto de Sociedades.

Impuesto de sociedades

Como la sociedad le alquila los inmuebles a él, puede deducir los gastos que sean necesarios para obtener los ingresos de alquiler. Se supone que IBI, tasa de basuras, etc.

Impuesto de sucesiones

En este punto no hay ni fraude ni ahorro. Cuando un alquiler tributa como actividad económica, porque tiene una persona contratada, a jornada completa, para la gestión de los alquileres, las participaciones de esa “empresa familiar” sí pueden transmitirse con una gran bonificación a los herederos vía impuesto de sucesiones.

Pero, según la información de OK Diario, la sociedad no tiene trabajadores. Por ello no hay actividad económica de alquileres ni pueden transmitirse mortis causa con bonificación las participaciones. No obstante, Salcedo recuerda que esta situación puede cambiarse en cualquier momento. “Bastaría con contratar una persona a jornada completa, siempre que además se demuestre que hay una ordenación de medios propios para la realización de la actividad de alquileres”.

Impuesto sobre el patrimonio

La exención en el Impuesto de Patrimonio por la tenencia de participaciones en sociedades también está condicionada igualmente a que la sociedad realice actividad económica. Mientras no contrate a una persona a jornada completa, no puede beneficiarse de dicha exención. Y ello con el matiz antes indicado de que a veces, incluso cumpliendo dicho requisito, puede considerarse que no hay  actividad económica.

Qué irregularidad puede haber

La duda que hay es si el ministro ha pagado a su sociedad el alquiler de vivienda correspondiente (valorado a precio de mercado), y si la sociedad ha tributado por estas rentas en sus últimas declaraciones del Impuesto de Sociedades. 

Es decir,  en rueda de prensa él ha declarado que la familia ha pagado a la misma patrimonial una especie de alquiler a precio de mercado por vivir en ella en concepto de ‘autopago’. Sin embargo, al parecer en las cuentas de su empresa no figuran los alquileres que dice haber pagado.

Esto significa que la sociedad debería haber tributado por dicho alquiler en el Impuesto de Sociedades. De no haberse tributado por estas rentas, sí que habría fraude, ya que habría declarado menos ingresos en el IS.

Otro posible “fraude” podría ser el alquiler de la vivienda de Jávea o Madrid a terceros, en los períodos en que residió fuera de España. En este caso le saldría mucho más rentable tributar en sociedades (a tipo fijo) que en IRPF (a escala). Por eso, al Ministro le interesaba más que los inmuebles estuvieran en la sociedad que en su patrimonio personal. Pero es una opción perfectamente legal.

Eso sí, se trata de una opción que nada tiene que ver con el caso del exministro de Cultura, Maxim Huerta. Éste ejercía una actividad económica a través de una sociedad. Una actividad además personalísima, que se basaba en su propio talento y para la que no necesitaba una sociedad.