El euríbor a 12 meses, el indicador de referencia para la mayoría de las hipotecas en España, está viviendo un 2018 de contrastes. Es el año en el que ha marcado mínimos históricos y, a la vez, en el que está viviendo el mayor giro al alza de los últimos años.

A pesar de que se mantiene en terreno negativo, ya encadena seis meses de subidas. Toda una señal de que el mercado está descontando una subida de los tipos de interés por parte del Banco Central Europeo (BCE) en la segunda mitad del próximo año. 

En concreto, los expertos creen que la tendencia alcista se mantendrá durante los meses venideros y que el euríbor podría entrar en terreno positivo a lo largo de 2019. No obstante, la previsión adelanta unos repuntes moderados y lentos, lo que evitará grandes sustos a los hipotecados. 

Actualmente la media histórica del euríbor a 12 meses supera el 2%, mientras que en verano de 2008 lo llegamos a ver por encima del 5%. Todo un récord.