A medida que Portugal comienza a prepararse para lo que podría ser una temporada turística excelente, los profesionales de la industria están empezando a preocuparse ya que no disponen de los trabajadores suficientes para cubrir la demanda hotelera.

20,6 millones de turistas visitaron Portugal el año pasado, el doble de la población del país, lo que supone el récord de visitantes hasta la fecha. Gracias a este boom turístico, la economía del país creció un 2,7%, el ritmo más rápido desde el 2000. Por su parte, el desempleo cayó al 8,1% en el cuarto trimestre del año.

En búsqueda de trabajadores

Si bien la recuperación en el mercado laboral ha sido una buena noticia para los trabajadores portugueses, ha dejado a algunos propietarios de hoteles frustrados en su búsqueda de personal. La crisis arroja temor en una industria que representa casi el 17% del PIB del país y uno de cada cinco puestos de trabajo, según datos compilados por el Consejo Mundial de Viajes y Turismo.

“Podemos conseguir directores, pero lo que necesitamos son personas para cubrir los trabajos más básicos y tenemos problemas para encontrarlos”, lamenta Raul Martins, director de la Asociación de Hoteles de Portugal, que representa a unas 600 empresas hoteleras.

Mientras que los ingresos hoteleros y el número de visitantes alcanzan cifras récord, el salario neto promedio para los trabajadores de hoteles, restaurantes y profesiones similares aumentó solo un 7,7% en el período 2011-2017, a 632 euros por mes, según el Instituto Nacional de Estadísticas de Portugal. El salario mínimo es de 580 euros por mes. Los empleados de hoteles ganan, de media, 1.035 euros al mes, comenta Martins, citando un estudio de la Asociación de Hoteles de Portugal.

La situación puede empeorar en los próximos años ya que se espera que se abran nuevos hoteles.