Gtres

Gtres

Se acerca una de las épocas más festivas del año, la Navidad, y con ella las vacaciones. Durante estas fiestas tan señaladas es un buen momento para comprar casa porque los vendedores tienen prisa por seguir con su rutina navideña y esto hace que las negociaciones sean más rápidas. Además, el ambiente festivo lleva a aceptar “ofertas imposibles”.

Inma Vives, experta en marketing y ventas para el sector inmobiliario da varias ventajas a tener en cuenta si estás pensando comprar casa:

  • Los vendedores tienen prisa por seguir con su rutina navideña y esto hace que las negociaciones sean más rápidas. Además, el ambiente festivo lleva a aceptar “ofertas imposibles”. Aprovecha eso para tratar de cerrar cuanto antes la operación.
  • Considera los aspectos fiscales de final del ejercicio. Analiza bien la situación fiscal tuya y de tu familia y piensa en cómo repercute la compra de la vivienda en tu declaración de la renta y cómo varía el resultado si compras a finales de un año o a principios del siguiente.
  • Hay menos gente comprando y podrás conseguir mejores precios. El mercado se para durante unas semanas y esto hace que los vendedores a los que urge la venta se pongan nerviosos y bajen de precio propiedades que, con el nuevo año, vuelven a subir. Visita esas viviendas que están bajando de precio y propón tu precio condicionado a la firma del contrato antes de finalizar el año.
  • Puedes tener unos días de vacaciones en tu trabajo y dedicarlos a los trámites que necesariamente vas a tener que hacer en cuanto decidas la compra. Utiliza esos días de vacaciones que te has guardado para Navidad. Puedes dedicarlos a las gestiones que vas a tener que hacer con bancos, organismos oficiales, altas de suministros y mil detalles que van a surgir y que no esperabas.
  • Si consigues que te atiendan en bancos, notarías y demás, no habrá “lista de espera” para firmar esos días. Pero, eso sí, comunícales cuanto antes tu intención de firmar todo antes de final de año para que se organicen, porque hay trámites que dependen de otros profesionales y ellos deberán organizar la operación como si de un “Tetris” se tratase.
  • Si el banco no ha cubierto sus objetivos del año, tendrá prisa por firmar tu hipoteca antes de que acabe el año y esto es buenísimo para ti. Te pondrán la alfombra roja y conseguirás condiciones inmejorables. Por tanto, si tienes opción, visita varios bancos y quédate con la mejor oferta.

Si ya has decidido no abandonar el proceso de búsqueda de tu casa durante el periodo navideño, te interesa considerar algunas cuestiones:

  • Ten preparada y al día toda la documentación que ya sepas que te van a pedir. Piensa que, si has de hacer cualquier trámite para actualizarla, no podrás hacerlo hasta después de las fiestas.
  • Estate preparado en cualquier momento si quieres revisitar la casa o cualquier otra cuestión que requiera de terceras personas. Piensa que los demás pueden tener compromisos “extra” y van a sacar un hueco para atenderte.
  • Deberás ser un poco flexible en cuanto a las citas y a las horas que has de quedar, tanto con el vendedor como con el resto de los profesionales con los que, inevitablemente, vas a tener que reunirte. Piensa que ellos también van a disfrutar de las fiestas y de su familia y pueden tener compromisos ineludibles.
  • Prepara con tiempo la mudanza para que el nuevo año te pille totalmente instalado en tu nuevo hogar
  • Si necesitas dar de alta los suministros en tu nueva casa, pueden ser necesarios más días de los habituales para que todo funcione correctamente. Y esto puede retrasar todo el proceso. Tenlo en cuenta para organizar todo lo demás ya que sin suministros hay acciones que se quedan paralizadas.
  • Considera el hecho de que hay cuestiones que solo las podrás hacer cuando ya hayan pasado totalmente las festividades, como puede ser buscar guardería para los peques o cambio de colegio para los mayores.
  • Aunque quieras acabar cuanto antes, que no te ciegue la prisa. Revisa bien que funcione todo en tu nuevo hogar porque, de no hacerlo, corres el riesgo de empezar el nuevo año “con muy mal pie”.
  • Si una de las cosas que piensas tener en cuenta en tu decisión de compra es el ambiente del barrio en el que está ubicada la nueva casa, considera el hecho de que durante el periodo navideño las calles, los barrios, se transforman. Es posible que enero te dé un golpe de realidad que no esperabas.

Ahora sí que estás en disposición de calzarte un zapato cómodo, abrigarte bien y lanzarte a la calle a buscar la casa en la que quieres despertarte durante el próximo año.

Vas a tener la suerte de que seréis muy pocos los que sigáis en el proceso y, por tanto, podrás controlar el mercado. La parte negativa es que el resto del proceso lo vas a controlar mucho menos, dependerás de hechos que se van a concatenar y podrán desesperarte.

Pero, considera aprovechar la parte positiva de hacer la compra en Navidad y adáptate al ritmo que marcan estas fiestas.

“Finalmente, disfruta. La Navidad es un periodo mágico en el año y comprar una vivienda es uno de los momentos más bonitos de la vida. Vívelo como una experiencia positiva, relativiza los inconvenientes, incluye las visitas a las posibles candidatas como si se tratara de una visita a la feria o al mercadillo navideño. Si al final has encontrado tu casa ideal, darás por buenos los paseos y, si no la encuentras, habrás peinado el mercado de tu zona y habrás disfrutado de unas navidades con un gasto mínimo”, señala Inma Vives.