El economista

El economista

El Grupo de restauración Pachá ha comenzado a analizar varias compras de discotecas en plena pandemia. Antes de la aparición del coronavirus, la compañía cerró un préstamo con el BBVA y el Banco Santander de 100 millones de euros para acometer estas operaciones. En el horizonte aparece la emblemática discoteca Olivia Valére localizada en Marbella, según El Economista.

La posible transacción de este espacio es sólo una de las operaciones que está encima de la mesa de Pachá, aunque tal vez sea la más importante. Cabe destacar en este sentido que por la discoteca marbellí han desfilado famosos empresarios, príncipes árabes, futbolistas y reconocidos modelos. La publicación económica destaca que Pachá también estudia comprar discotecas no sólo a nivel nacional, sino también internacional.

La realidad es que la empresa cuenta con una gran ventaja competitiva sobre el resto de sus competidores después de cerrar un acuerdo de liquidez con dos entidades financieras. En concreto, Pachá selló un compromiso con Santander y BBVA a través del cual les prestarían en torno a 100 millones en un plazo de cinco años para nuevas aperturas, además de refinanciar su deuda.

Esta inyección ha sido clave para que los efectos del covid no sean tan devastadores en su negocio, como sí ha ocurrido en sus competidores. Cabe recordar que la compañía está desde hace cuatro años en manos de tres fondos de capital riesgo: Trilantic, MCH y GPF Capital, que compraron una participación mayoritaria de la firma a su fundador, Ricardo Urgell, en febrero del 2017, por unos 500 millones de euros. Desde entonces, han introducido diferentes cambios en el modelo de negocio de la compañía y en su gestión, como el fichaje en 2019 del británico Nick McCabe, que ejerce desde entonces como consejero delegado del grupo.