Hong Kong ha sido el escenario de una operación inmobiliaria récord: un multimillonario ha comprado un suelo por la friolera de 3.000 millones de dólares, equivalentes a unos 2.700 millones de euros al cambio actual. El comprador ha sido la promotora inmobiliaria Hederson Land, en manos de Lee Shau-Kee, uno de los hombres más ricos de China.

Se trata de una parcela de unos 2.880 m2 de superficie situada en el pleno corazón financiero y comercial de Hong Kong, que vive su primera gran operación inmobiliaria en los últimos 20 años.

Teniendo en cuenta la escasez de operaciones en el centro hongkonés, que estamos hablando de una de las ciudades más caras del mundo para comprarse una vivienda y que se han llegado a comprar plazas de garaje por medio millón de dólares, el traspaso del solar se estimaba en, al menos, 2.830 millones de dólares.

Todo apunta a que la promotora construirá en esos terrenos un edificio comercial de hasta 43.200 m2, que podría estar acabado en 2022 y cuyo valor podría superar los 60.000 dólares por m2.