One Shot Hotels

One Shot Hotels

El familly office de la familia Solís y propietarios de la cadena One Shot Hotels han llegado a un acuerdo para comprar el edificio Generali situado en la avenida La Rambla (Alicante) por cerca de ocho millones de euros. El objetivo es rehabilitar el inmueble para convertirlo en el establecimiento número once de la marca en España, según informa Alicante Plaza.

El montante de la operación asciende a ocho millones de euros, pero la realidad es que la cadena hotelera deberá de invertir cerca de seis millones de euros más en reformar el activo. Un desembolso que será posible gracias al apoyo financiero del fondo Nazca Capital, que entró en el accionariado de la compañía hace poco menos de un año. De hecho, gracias a esta entrada, One Shot Hotels cuenta con un pipeline de doce proyectos más hasta 2023.

Hasta ahora, el edificio Generali ha funcionado como un edificio residencial en el que han existido viviendas, oficinas y locales comerciales en sus bajos. Ahora, la compañía deberá de reconvertir las siete plantas del inmueble en un hotel con sus señas de identidad que incluyen aspecto al alcance de clientes más exclusivos. De hecho, la empresa ya ha esbozado la construcción de una terraza con piscina junto al torreón del emblemático inmueble.

Cabe destacar que esta operación se ha demorado cinco meses porque la venta estaba prevista para junio. Los cinco propietarios del activo descartaron otros proyectos para instalar pisos turísticos o la transacción a particular y optaron por otorgar cinco meses de plazo al family office para que formalizare la operación.

La construcción de este hotel convertirá al centro de Alicante en un epicentro turístico con hasta otros cuatro complejos instalados en la zona. Hasta ahora, le preceden el Hotel Hilton en la conocida como Casa Alberola; la reconversión del NH Rambla en el Hotel Occidental de Barceló; el hotel promovido por Corisa junto al Ayuntamiento de Alicante que quedará bajo gestión de Eurostars; y el hotel proyectado por el fondo Vista y la familia Soler en la calle Alberola Romero, frente al Hotel Amérigo.