Borgo Bibbiena, Borgo Office

Borgo Bibbiena, Borgo Office

Una forma de unir dos tendencias que están en auge tras el estallido de la pandemia del coronavirus, el teletrabajo y un aumento de la vida fuera de las grandes ciudades. La plataforma italiana Borgo Office lleva ofreciendo oficialmente desde enero de 2021 la posibilidad de que los nómadas digitales italianos, aquellos trabajadores que pueden trabajar a distancia, puedan hacerlo desde granjas de zonas rurales del país, castigadas por las medidas de restricción de la movilidad de las personas para luchar contra la pandemia del coronavirus, que ha afectado directamente a su economía.

idealista/news Italia ha hablado con con Federico Pisanty, fundador de Borgo Office. “El proyecto nació durante la pandemia como un impulso a la red con la que trabajamos. Llevamos unos 10 años involucrados en el mundo del trabajo con proyectos digitales. Comenzamos a contactar con algunos agroturismos y, tras un período de prueba inicial que duró desde el verano hasta finales de 2020, lanzamos oficialmente la plataforma Borgo Office”.

 

Cómo funciona Borgo Office

La plataforma ofrece la posibilidad de alojarse con una excelente conexión a Internet en más de 30 granjas de zonas rurales repartidas por todo el país con la estancia totalmente gratuita. A cambio, eso sí, el teletrabajador tendrá que consumir los productos locales de la zona, en una especie de inmersión en la realidad local de cada zona.

“Es una forma de descubrir las bellezas turísticas, arquitectónicas, gastronómicas y enológicas de nuestro país”, agrega Pisanty. “El área de La Toscana es la región más solicitada por el momento. Nuestro objetivo es conseguir la adhesión de 50 alojamientos para final de año”.

Pisanty aclara que estas estructuras deben cumplir ciertos requisitos de calidad y confort en sus instalaciones, además de poseer una excelente conexión a Internet.

Las ofertas, hasta el momento, son de cuatro soluciones diferentes, que van desde la estancia mínima de una noche hasta la de un mes, pasando por escapadas de fin de semana y de una semana.

«Hasta mediados de 15, habíamos recibido alrededor de 390 reservas. En su mayoría son profesionales, ejecutivos y autónomos. El paquete más solicitado es el de la semana, seguido por el del fin de semana, mientras que el mensual son menos populares. Hemos incluido estas últimas solo para aquellos que quieran hacer una ruptura decisiva con la rutina de la ciudad”, destaca su fundador.

Entre los productos que pueden consumir los teletrabajadores que acuden a estas granjas están paquetes de productos cultivados en la granja, o productos del llamado kilómetro cero. Últimamente también se están ofreciendo clases de yoga y cocina y excursiones a la zona y recorridos en bicicleta.

Un proyecto también abierto a los teletrabajadores europeos

En lo que va de abril, sin embargo, la situación epidemiológica se recrudeció en Italia. «Tuvimos que cancelar muchas reservas debido a las restricciones de movimiento, pero ya estamos recuperando nuevas reservas para los meses de mayo, junio y julio. Mucha gente ha decidido trasladar las fechas de su estancia, porque quién quiere tener una experiencia con Borgo Office, a diferencia de quienes utilizan una plataforma tradicional, no tienen una fecha precisa en mente, pero aprovechan el primer espacio disponible”, agrega Pisanty.

En vista de las próximas aperturas ya anunciadas «ya hemos traducido nuestro sitio al inglés para poder ofrecer esta experiencia también a los nómadas digitales europeos. Estamos convencidos de que la posibilidad de trabajar a distancia en un pueblo italiano también les agradará mucho».

Borgo Office

Borgo Office

Borgo Office

Borgo Office

Borgo Office

Borgo Office

Borgo Office

Borgo Office

Borgo Office

Borgo Office