Vista aérea de la Plaça de les Glòries (Barcelona) / Ajuntament de Barcelona

Vista aérea de la Plaça de les Glòries (Barcelona) / Ajuntament de Barcelona

Aún no hace un año que el equipo de la alcaldesa Ada Colau paralizara las obras más atravesadas de Barcelona, la transformación urbanística de la plaza de Les Glòries y el túnel viario. ¿La razón? Entre las diferentes razones que dieron, la sospecha de ser una obra que se cimentaba bajo la sombra del ‘caso del 3%‘. Ferrovial era una de las empresas (y más sonoras) que estaban dentro del entramado de corrupción del extinto CDC (Convergència Democràtica de Catalunya, ahora PdeCat) por financiación irregular. 

El Gobierno municipal rompió el contrato de las constructoras implicadas en Les Glòries. Querían, además, evitar “el chantaje” de las UTE’s. Lo hizo sin el respaldo de ningún grupo municipal, a excepción de la CUP, que le apoyó “por necesidad de hacer limpieza” en la obra más faraónica de la Ciudad Condal. Aquello fue en abril del año pasado. Desde entonces, el Ayuntamiento ha ido avanzando sobre el concurso para licitar las obras. 

Primero, comunicaron que fragmentarían la reforma y, de esa forma, evitarían que una empresa se hiciera cargo de las obras y pudiera hacerles así el boicot de ese “chantaje”, además de impedir más retrasos para una obra que dura más de diez años. Cuando BenComú llegó al poder, el coste de la obra estaba cifrado en 83 millones. El nuevo presupuesto con la fragmentación (en cinco lotes) ascendía a 100 millones de euros, sin contar los 31 millones de euros que costaría la licitación de las instalaciones y los servicios.

En octubre salió a concurso la adjudicación y el Consejo de Administración de Bimsa, la empresa municipal que gestiona las obras de la ciudad, ha aprobado la adjudicación de los trabajos del túnel de Glòries.

Los adjudicatarios de los cinco lotes de la obra son Acciona con Copcisa (para el tramo del R2 hasta Estación de Francia), Vías y Construcciones con CRC Obras y Servicios (para el tramo de las líneas Cercanías R3 y R4), Dragados con Acsa (para el túnel de la línea 1 del Metro), OHL, FCC y Rubau (para las excavaciones) y Ferrovial con Sacyr para las obras de la estructura del tubo entre las calles Badajoz y Rambla del Poblenou. Es, a su vez, uno de los tramos con mayor coste económico.

Ferrovial, además, también será la empresa encargada de la ejecución de la gran clariana y uno de los accesos del parque de la CanòpiaLa denominada ‘clariana’ será una gran explanada de césped del tamaño de una hectárea, que esperan sea una zona polivalente y cuyas obras arrancarán en un mes.

Ferrovial también se adjudica parte de las obras del parque de la Canòpia, de unos 121.139 m2 de pulmón verde. / Ajuntament de Barcelona

Ferrovial también se adjudica parte de las obras del parque de la Canòpia, de unos 121.139 m2 de pulmón verde. / Ajuntament de Barcelona

Finalmente, las obras se han adjudicado por un total de 68,8 millones de euros, IVA aparte, y 12,9 millones para el parque (más IVA). Se estima que los trabajos duren alrededor de 32 meses, es decir, que acaben a principios de 2021.