El mercado de la vivienda empieza a poner las bases de su recuperación tras el golpe de la crisis del coronavirus. Según los datos de los notarios, las compraventas de viviendas y la firma de hipotecas crecieron en septiembre por segundo mes consecutivo.

En concreto, en el noveno mes del año se formalizaron 45.583 transacciones, lo que supone un aumento interanual del 5,4%, y se firmaron 23.037 nuevos préstamos, un 8,3% más que el año pasado.

Si miramos los números absolutos, descubrimos que septiembre es, de momento, el mejor mes del año en lo que se refiere a la compraventa de viviendas y a la firma de hipotecas, ya que habría que remontarse a diciembre de 2019 para ver unas cifras superiores. 

Respecto a la evolución de las viviendas vendidas, el empuje registrado en septiembre viene impulsado por el crecimiento de los chalets y de las viviendas de obra nueva. Según los notarios, «la venta de pisos mostró un descenso interanual del 0,5%. Mientras, la de pisos de precio libre se redujo un 0,2%. Esta bajada de las transacciones de pisos libres se debió exclusivamente al descenso de la compraventa de pisos libres de segunda mano (-3,5% interanual) ya que, la venta de pisos nuevos se incrementó hasta un 30,2% interanual. Por su parte, la venta de viviendas unifamiliares mostró un incremento del 24,9% interanual«.

En el caso de las hipotecas, la estadística notarial revela que el porcentaje de compras de viviendas financiadas mediante un préstamo hipotecario se situó en el 50,5% y que, en este tipo de compras con financiación, la cuantía del préstamo supuso en media el 74,6%. 

No obstante, otra de las lecturas que se extrae de los datos es que los precios siguen a la baja, al igual que el importe medio que prestan los bancos a los clientes para comprar inmuebles residenciales.

En el caso de las compraventas, el precio medio de las viviendas vendidas se situó en septiembre en 1.357 euros/m2, lo que supone una caída del 7% interanual, aunque en términos mensuales ha repuntado (en agosto el m2 se situó en 1.271 euros). Estas caídas están en línea con las previsiones de los expertos, que prevén un descenso en el precio de la vivienda. La consultora Acuña & Asociados cifra en un 6% la caída en 2020, mientras que el departamento de análisis de Bankinter estima un 9% entre este ejercicio y el próximo. Entre los más optimistas está la agencia de calificación crediticia S&P, quien calcula que el precio bajará este año en torno al 1,4% (una de las peores cifras de Europa) aunque augura repuntes para 2021.

En materia hipotecaria, el importe medio de los préstamos formalizados en el noveno mes del año se ha situado en 135.887 euros, tras retroceder un 3,8% en términos interanuales, aunque ha mejorado respecto al mes previo (128.512 euros). 

Los registradores también confirman la mejoría

Además del Consejo General del Notariado, otra estadística que pone sobre la mesa la mejora del mercado de la vivienda es la de los Registradores de la Propiedad. A pesar de que los datos de este organismo van con cierto decalaje (ya que las operaciones firmadas ante notario pueden tardar de uno a dos meses en inscribirse en los registros), también han detectado un repunte de las operaciones de compraventa y de hipotecas en septiembre.

En concreto, aseguran que la caída interanual de las transacciones se ha situado por debajo del 1%, mientras que la inscripción de nuevos préstamos hipotecarios ha repuntado casi un 19%. Crecimiento que, no obstante, tiene su explicación: el año pasado por estas fechas, se ralentizaron las operaciones tras la entrada en vigor de la ley hipotecaria a mediados de junio.