Movimiento en el ‘retail prime’ de Barcelona. La marca especializada en café Nespresso deja libre su local en pleno Paseo de Gracia, que servirá como ‘flagship’ para un futuro operador o para su conversión en un nuevo proyecto, tal y como han explicado fuentes cercanas a la operación a idealista/news. El local está integrado en Bulevard Rosa, que continúa negociando su venta con diversos fondos.

Nespresso cerrará en una de las calles más caras de Barcelona y trasladará sus famosas cápsulas a otras de las vías más comerciales de la capital catalana, en el número 67 de Rambla de Cataluña. La compañía relevará a Zara, que bajó la persiana de tres tiendas que tenía este paseo en el marco de la reestructuración de su red de tiendas.

La cadena de Nestlé llevaba quince años en Paseo de Gracia, desde que en 2005 sustituyó al cine Publi. La cadena acometió una amplia remodelación interior del local, que tiene una distribución muy particular, con poco escaparate y una gran estancia abierta en el sótano.

El local que deja Nespresso se encuentra Boulevard Rosa, que abrió en 1978. Las galerías, las primeras de Barcelona, fueron impulsadas por el empresario Enrique Vives Valls y hoy están en manos de la segunda generación de la familia.

En concreto, los Vives controlan los locales ubicados en los edificios que dan a Paseo de Gracia, mientras que la parte que comunica con la calle Valencia es de otro ‘family office’ catalán. La primera planta, en cambio, continúa en manos de los distintos anticuarios que la ocupan.

Tras anunciar en 2018 su cierre, el dossier de las galerías pasó de mano en mano y operadores como Decathlon estuvieron muy cerca de firmar el alquiler, pero nunca llegó a cerrarse una operación. En la parte que da a Paseo de Gracia continúan operando Bimba y Lola y Puma, que flanquean la tienda de Nespresso, que es a su vez propiedad de los Vives y de Filmax.