Neinor Homes

Neinor Homes

Cuando el 9 de abril Neinor se derrumbó cerca de un 17% en bolsa, nadie se atrevió a pronosticar que la promotora de viviendas encararía el tramo final del mes de mayo con toda la caída recuperada y un vida nueva en los mercados. Después del descenso posterior al ejercicio de realismo que supuso el ‘profit warning’, Neinor cotiza por encima de los 11 euros, claramente por encima de los 10,79 previos al recorte de estimaciones.

La subida desde los niveles más bajos del año alcanza ya el 25%. Una gran reacción que ha sorprendido a propios y extraños porque se ha fraguado contra los elementos. Por un lado, por la incertidumbre inicial generada por el ‘profit warning’. Por otro, porque algunos de los mayores fondos del mundo han hecho las maletas o han reducido muy sensiblemente su participación.

La compañía ha soportado estoicamente las ventas de un transatlántico como el estadounidense Invesco, uno de los accionistas más fieles, que desde el ‘profit warning’ se ha desembarazado de casi un 4% del capital, que ha abandonado completamente. En paralelo, otro peso pesado como Norges Bank -el ejecutor en bolsa de las inversiones del fondo de pensiones noruego- también ha liquidado gran parte de su paquete de acciones, que se ha reducido desde el 4,56% hasta el 2,97%.

Dos golpes duros a los que la cotización de Neinor ha opuesto una resistencia feroz. Dicho de otra forma, la catarata de ventas que ha llegado al mercado se ha absorbido con una facilidad extraordinaria. Siempre ha habido manos dispuestas a entrar. Algunas de ellas a manos llenas, como el fondo Orion, que ya suma el 6% del capital y que según fuentes bursátiles sigue muy activo en la promotora inmobiliaria. Otra gran firma como Julius Baer también ha elevado sensiblemente su participación cuando la cotización estaba en horas más bajas.

Las mismas fuentes aseguran que hay muchos fondos que están tomando posiciones en Neinor al calor de posible operaciones corporativas en la compañía de la que el primer accionista es el fondo israelí Adar. Una posibilidad que unida al cambio de perfil de la compañía, que ahora entraña muchos menos riesgos en términos de perspectiva de negocio, ha permitido a Neinor remonta el vuelo en bolsa desde el mismísimo suelo.

Los resultados del primer trimestre del año suponen un espaldarazo para la compañía. Obtuvo un beneficio neto de 2,3 millones de euros, frente a las pérdidas de 7,9 millones del mismo periodo del año anterior, y triplicó sus ingresos hasta los 60,6 millones de euros. Neinor entregó 147 viviendas durante el primer trimestre y ha obtenido más de 450 licencias hasta marzo.

Los analistas también están dando un voto de confianza a la compañía. Desde la publicación de los resultados, todas las firmas ham mantenido sus recomendaciones con la excepción de JB capital, que la ha subido hasta comprar. Los expertos creen que Neinor aún podría avanzar alrededor de otro 15%, hasta los 12,8 euros por título, un nivel que le permitiría marcar máximos desde diciembre del año pasado.