España es uno de los países europeos que ha creado más puestos de trabajo en los últimos tiempos y con mejor proyección de futuro, aunque la tasa de empleo doméstica sigue estando por debajo de la media europea.

Según los datos de Eurostat recogidos por el Instituto de Estudios Económicos (IEE), el 65,5% de la población activa de entre 20 y 64 años trabaja en España, mientras que en el conjunto de la Unión Europea el porcentaje se eleva hasta el 72,1% tras subir de forma continuada desde 2013. Solo hay una región que logra empatar con la media comunitaria: Navarra.

Madrid y Cataluña son las siguientes comunidades más destacadas, aunque la tasa de empleo en su caso no llega al 72%: se sitúa en el 71,9% y en el 71,8%, respectivamente. Por encima del 71% también se encuentran Aragón, Baleares y La Rioja. Un escalón por detrás, pero superando el promedio nacional, se encuentran País Vasco, Castilla y León y Cantabria.

Entre las regiones que tienen una tasa de empleo inferior al 65,5% llama especialmente la atención que Canarias, Andalucía y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla están a la cola del ranking al registrar un porcentaje inferior al 60%. Esto significa que trabajan menos de tres de cada cinco personas de entre 20 y 64 años. Las ciudades autónomas cierran el ranking con una tasa de empleo del 55,5% en el caso de Ceuta y del 52,7% en el de Melilla.

Los extremos en Europa

A pesar de que Navarra tiene el orgullo de liderar el ranking doméstico, lo cierto es que su tasa de empleo no destaca en Europa. De hecho, hay más de 200 regiones que superan su registro. La clasificación de la UE está liderada por Aland (Finlandia), Berkshire (Gran Bretaña) y Estocolmo (Suecia), con tasas de empleo superiores al 84%, y encontramos otras 61 regiones que rebasan la barrera del 80%. Madrid, Cataluña y Aragón sí entran en la lista de las 230 mejores regiones europeas.

Los datos de Eurostat incluyen más de 400 regiones europeas. Un total de 24 registran una tasa de empleo inferior al 50%, lo que significa que ni siquiera trabaja uno de cada dos personas con una edad de entre 20 y 64 años. Entre ellas encontramos a las regiones italanas Calabria y Sicilia con una tasa de empleo de apenas un 44%; junto con las regiones turcas Güneydogu Anadolu (44,1%) y ciudades como Mardin, Siirt o Sirnak (todas ellas con un 35,3%).