Cuando uno está enfermo lo normal es ir al médico, de lo contrario, puede que esa patología empeore y quizás llegue un momento en el que ya sea casi irreversible. Esto es lo que propone aplicar el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid con el ‘Arquitecto de la Casa’, un programa que busca concienciar sobre la conservación de los edificios a través de la contratación de arquitectos, que como los médicos de cabecera hacen con las personas, cuidarán de la salud de los edificios.

Estas son las ventajas que presenta tener a uno de estos profesionales:

  1. Un edificio sin problemas, perfecto todo el año, con pequeños ajustes que cuestan muy poco.
  2. Ahorro de tiempos y complicaciones. Para el presidente de la comunidad, para el administrador y para los vecinos, que cuentan con un experto de su lado.
  3. Tranquilidad y confianza, al obtener respuestas por parte de un profesional que vela por los intereses de todos, al que además puedes pedir consejo sobre tu vivienda.
  4. Mejora de la habitabilidad individual y colectiva, adaptándose a las necesidades y la evolución de los diferentes vecinos.
  5. Cuidado de los elementos estéticos y selección de materiales, tan importantes para mantener el atractivo y el valor de los edificios.
  6. Eficacia y garantía, porque en caso de ser necesaria cualquier intervención, el arquitecto de la casa controla todo el proceso de la obra. Garantizando la solución óptima en cada caso y el cumplimiento de la normativa.
  7. El arquitecto de la casa tendrá siempre presente en cada actuación la mejor solución para el edificio en su contexto, contribuyendo, en definitiva, a hacer una ciudad mejor y más habitable para todos.

Madrid necesita cultura de conservación de los edificios

“Madrid necesita un impulso en materia de conservación de sus edificios y no solo es tarea del Ayuntamiento”, comenta el decano del COAM José María Ezquiaga. “Se cuida la ciudad con cada inmueble”, añade.

Esta conservación y reparación es urgente si se analizan los datos facilitados por el COAM sobre los edificios de Madrid. En la capital, más de la mitad de los edificios fueron construidos antes de 1900. Es decir, el 55% de los mismos tiene más de 100 años de vida y el 26% entre 15 y 55. Además, el 44% de las Inspecciones Técnicas de Edificio (ITE) presentadas hasta 2011 resultaron desfavorables.

La mayoría de las deficiencias se encontraron en fachadas y patios, y en cubierta y azoteas, tanto en el año 2000 como en el año 2009. En ambos casos, los resultados empeoraron.

Concretamente las ITE desfavorables en fachadas y patios pasaron de ser 34% en el año 2000 a más de la mitad (55%) en el año 2009. Por su parte, las ITE suspensas en cubiertas y azoteas subieron cuatro puntos, del 23% en el año 2000 al 27% el año 2009.

Por otra parte, el 20% de los daños se producen en cerramientos y distribuciones, acabados y cimentación y estructura, solados, exteriores y carpintería exterior. La causa de estos siniestros fueron principalmente diferentes tipos de humedades o filtraciones, pero también defectos de acabado en un 15% y el desprendimiento y rotura de piezas, en el mismo porcentaje anterior.

Durante la presentación del proyecto, el decano recordó la catástrofe que sucedió en 2015, cuando se derrumbó parte de un edificio de Carabanchel y que pudo costar la vida a los 40 vecinos del bloque y afirmó que seguramente con un ‘Arquitecto de la Casa’ no hubiese sucedido.

Los edificios no se conservan solos, y el paso del tiempo también les afecta, por eso es necesario un profesional experto, como el ‘Arquitecto de la Casa’, para aumentar la calidad de vida de los vecinos y hacer de Madrid una ciudad más habitable”, sentencia Ezquiaga.

EL COAM pone a la disposición de los ciudadanos toda la información en la página web del proyecto, así como el contacto en caso de que se requiera la presencia de un profesional.