Cortesía de Ikea

Cortesía de Ikea

El gigante del mueble sueco no para de sorprendernos con su nuevo mobiliario, y también con los clásicos. Los hay para todos los gustos y precios, pero en esta ocasión nos vamos a centrar en las cómodas. Un mueble versátil, tanto para el salón como para la cocina, con amplio espacio de almacenamiento, pero sin tener que renunciar a un diseño cuidado.

Las cómodas pueden ser muy útiles para guardar ropa de cama, o la vajilla y manteles. Además lo puedes usar incluso como mueble para colocar la televisión en el salón o como aparador en tu dormitorio, sobre un espejo. Un claro ejemplo es el modelo Hauga, que se vende por 150 euros.

Otra de las cómodas son de la colección Lommarp, donde destacan las molduras con tiradores dorados. Tiene la altura ideal incluso para dejarlo en la entrada de la casa, que puedes adquirir por 250 euros. Lo puedes encontrar en azul oscuro verdoso, pero también tienen el mismo modelo en color crema.

Uno de los clásicos de los almacenes es el modelo Hemnes, que se puede encontrar por 179 euros, un mueble bonito hecho con madera maciza de pino obtenida de fuentes sostenibles, un material renovable cuyo aspecto mejora con el paso del tiempo.

Uno de los modelos más caros es el Stockholm, de 399 euros, con chapa de nogal y fresno macizo que le da un toque natural y acogedor a la habitación donde lo pongas. Junto él también está el modelo Malsjö, por el mismo precio, pero en color negro y con vitrina para lucir los objetos que quieras poner.

Modelo Hemmes / Cortesía de Ikea

Modelo Hemmes / Cortesía de Ikea

Modelo Malsjö / Cortesía de Ikea

Modelo Malsjö / Cortesía de Ikea

Modelo Stockholm / Cortesía de Ikea

Modelo Stockholm / Cortesía de Ikea

Modelo Hauga en el dormitorio / Cortesía de Ikea

Modelo Hauga en el dormitorio / Cortesía de Ikea